Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 46 - Especial sobre jóvenes escritores mexicanos
Publicación de agosto, 2000.
Página previa Página siguiente

El crítico literario Ignacio Trejo Fuentes

  Entrevista por José Tlatelpas   (version pdf)

Una entrevista con Ignacio Trejo Fuentes

Un crítico sobrio que busca con honestidad interpretar los valores de la literatura latinoamericana

JT: Nacho Trejo, gracias por aceptar una entrevista para los lectores de La Guirnalda Polar. Nos gustaría saber por qué has decidido dedicar tu vida a la crítica literaria y no precisamente a la creación de cuentos, poesía o otros géneros.

ITF: Tienes razón no lo hago por que no sé otras cosas, es como no bailar porque no sé ballet. Sospecho que tengo una habilidad en la literatura mexicana. De manera que no podría alardear de conocer sobre otras artes. Quien diga que puede abarcar todas las materias miente. He escrito algunos libritos al respecto sobre autores mexicanos.

JT: ¿Cuál es tu perfil como escritor o como persona?

ITF: Como un hombre que trata de entender cosas y comunicarlas a los demás. Mi luz conductora es la lectura: leer, tratar de interpretar y comunicar a los demás, que son mis lectores, como un intermediario. Digamos que mis libros, que son como 12 publicados, han sido la mitad ensayo y mitad sobre narrativa. Yo no trato poesía, eso me parece palabras mayores, para adultos, yo no me considero adulto. La poesía es lo más hermoso que hay sobre la Tierra pero yo no puedo hacer eso.

JT: Nacho, de lo que me dices y lo que nos conocemos puedo entrever que para ti son importantes los valores como crítico profesional. Háblanos de ellos, por favor?

ITF: Creo que un crítico debe tener una apertura de mente, conocimiento, sensibilidad para enfrentar el hecho literario. Quien no enfrente eso con sensibilidad, con conocimiento, no puede opinar frente a los demás. En 20 años que he practicado el comentario de libros he aprendido una cosa: que un novelista no debe preguntar a otro novelista su opinión, ni un poeta a otro. El resultado es que uno descalifica al otro, hace falta una manera distinta de profundizar el conocimiento sobre la obra propia, que el autor le pregunte a críticos especializados, a profesionistas. Yo no soy quién para calificar a otros pero a mí me han criticado que soy "manga ancha", complaciente o muy pendejo por ver cualidades en muchos textos. Pero yo creo que yo leo, cosa que no hacen muchos que se llaman críticos. Y en esa absorción de lecturas cada a quien hace su propia dilucidación, aquella selectividad artificial me enoja a mí. Hay quien descalifica a un autor sin conocerlo, sin haberlo leído, sin saber leer. Los juicios o críticas como las que antes mencioné son revertibles para quienes me acusan de complaciente. Si yo digo que fulano es buen escritor, lo digo con los pelos en la mano. Alguien que no tiene los pelos en la mano no es capaz de argumentar ni tiene fundamento. En este sentido me considero honesto. También creo que la objetividad no existe totalmente, pero uno debe tratar de aproximarse a eso. Para responder a tu pregunta yo me considero un crítico sensato, y la mayoría de mis lectores creo que así me consideran. Si algunos no entienden lo que implica la sensatez no es mi problema, es problema de ellos.

JT: En esta formación tuya como estudioso y profesional del comentario, la crítica y el análisis literario, me imagino que habrás tenido influencias formativas? ITF: Me ayudaron a formar oficio y nombre mis profesores en la Universidad Autónoma de México, Gustavo Saínz, Hugo Gutiérrez Vega, ellos nos enseñaron a leer. Yo traduzco eso a que si he leído puedo traducirlo escribiendo o diciendo cosas sobre lo que conozco.

JT: Me parece muy interesante tu actitud profesional que yo diría se acerca a la actitud científica o sincera de estudiar la literatura. ¿Y qué proyectos tienes en la actualidad?

ITF: Tengo en marcha como tres libros. Me olvido de mis novelas y cuentos para niños. Como crítico literario estoy haciendo dos libros de análisis y, en el futuro, si no me muero antes, me propongo un análisis de los mecanismos de la novela, un libro de análisis de la novela como Foster, Buooth Wayne. Ellos lo han hecho, con sabiduría y juicio, son sabios. Quiero hacer mi propio libro sobre los mismos temas pero con mi opinión propia y manejando ejemplos mexicanos. Digamos que es mi proyecto.

JT: Pues te agradecemos mucho por esta entrevista y te invitamos a enviarnos noticias sobre los libros y estudios que planeas sobre la literatura. Gracias por esta plática, Nacho y acepta un abrazo cordial.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...