Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 68 - Junio del 2002
Publicación de junio, 2002.
Página previa Página siguiente

Editorial

  Editorial por José Tlatelpas   (version pdf)

Parece que vemos un resurgir en la cuenca del Pacífico y en América Latina de las culturas indígenas y populares, las cuales durante siglos han sido relegadas. En varios pueblos y gobiernos se ven iniciativas y promociones a la cultura popular. Desde Canadá, con sus excelentes tallados en madera, sus esculturas en jaboncillo y argilita, la promoción de la cultura Ainu en Japón, los estímulos a la trova, la pintura, la museografía y los repentistas en Cuba, los cantadores populares en América Latina, la gran promoción a las culturas indígenas en México que se ha dado en los últimos 20 años y más especialmente en fechas más recientes. Lo que aún no parece concretarse es una renovación del lenguaje literario, las nuevas vanguardias de América latina están aún por surgir o por conformarse con mayor coherencia y claridad. Y sobra decir que todos estos intentos de rescate, reconocimiento del presente y evolución, todo esfuerzo es insuficiente. Y todo logro celebrado con alegría.

Sería interesante ver un desarrollo de nuestras artes populares, llamadas por algunos artesanías, al nivel de dignidad que les corresponde, a la altura de las artes ¨oficiales¨. Para ello sería quizá valioso que pudiéramos lograr una mayor colaboración entre las artes, los artistas y los gremios, coincidencia que no se ha dado en plenitud, quizás por la natural competencia de los pequeños gremios artesanales entre ciudades, regiones y países.

Creo que los medios de difusión tienen un papel fundamental en esto y su papel deberá crecer y evolucionar. Algunos se preguntan si los medios de comunicación son en realidad medios de manipulación, yo creo que son medios de comunicación, en efecto. Y lo que se da en llamar "medios de manipulación" son quizás el manejo de información y opinión de otros, en la que no se está de acuerdo. Sin embargo, para configurar el mapa completo naciones y culturas son necesarios distintos puntos de vista. Esto es un sano ejercicio de la tolerancia y la democracia real, una necesidad social para el progreso. El convertir a los medios de comunicación únicamente en entidades emisoras de información (noticias) crea de facto una base para el control corporativo de tal información, y deja de lado otro aspecto fundamental: la libertad de opinión y de expresión. Además hay que advertir que la selección de noticias, en todo caso, es producto de una opinión. Desafortunadamente, en la dinámica política actual en América Latina, por dar un ejemplo, los medios de difusión están más bien en las manos de los poderosos, no en el pueblo o en el Estado, por lo que la voz del pueblo no tiene los mismos espacios que la voz de los poderosos. Somos una minoría silenciosa frente a una minoría que tiene el monopolio de la voz. Esto debería cambiar para poder evolucionar hacia un mundo donde las voces sean más acordes con el mundo real de las mayorías.

Todos los ciudadanos, así como todos los periodistas, tienen derecho y, quizás, el deber de compartir sus opiniones con la sociedad. No podemos hablar de medios de comunicación sin opinión y convertirlos en un proceso comercial o casi industrial de alimentación y consumo de noticias. Quiérase o no, los medios de comunicación son protagonistas que crean opinión e historia este ha sido su papel desde siempre y parece que será siendo igual. Los que se requiere es tolerancia, democracia, irrelevancia en los contenidos. Uno de los problemas que nos han agobiado es el control corporativo e institucional de la cultura que nos ha hecho oír las mismas voces, las mismas opiniones, todo de lo mismo, uno y otra vez, durante interminables décadas.

Hablando de intolerancia, el pintor Francisco Toledo, según supimos, hace unos pocos años mandó destruir los murales de la Casa de la Cultura de Juchitán, México, pintados por el grabador, ceramista y muralista japonés Shinobu Tobita, director de la Casa de la Cultura El Mundo en Shizuoka, Keiko, una pintora japonesa y otro mural pintado por mí. Se presentó una queja ante la comisión de cultura de la Cámara de Diputados de la ciudad de México con entonces diputada por el PRD Adriana Luna Parra; pero nunca se llevó a cabo ninguna acción para la recuperación de los murales. La ley en México prevé que los murales pintados en edificios públicos por autores conocidos son propiedad de la nación y no pueden ser destruidos con impunidad. Sin embargo, en el anterior gobierno, el pintor Francisco Toledo al parecer mandó borrar estos murales que fueron pintados con los recursos propios de quienes los pintamos como un acto de fraternidad con la comunidad cultural del Istmo de Tehuantepec. Nosotros financiamos nuestra participación en gran parte y fuimos invitados oficialmente por el entonces director de la Casa de la Cultura el poeta y periodista Macario Matus. Habiendo sido invitados oficialmente, habiendo financiado en parte el proyecto en un acto de simpatía y fraternidad con el pueblo Oaxaqueño, siendo artistas conocidos y habiendo pintado en un edificio público, además de por muchas otras razones, esos murales debieron haber sido respetados.

Nos extraña la actitud de Toledo, en caso de ser cierta, ya que sabemos que durante mucho tiempo ha apoyado a los pintores jóvenes de Oaxaca, muchos de ellos extraordinarios artistas por mérito propio. No podemos creer que se trate de un ¨racismo¨ en contra de no oaxaqueños... en fin. También sabemos que recientemente han sido destruidos varios de los murales del maestro José Hernández Delgadillo, incluyendo el que durante décadas estuvo en la Escuela Nacional de Economía del Instituto Nacional Politécnico en la ciudad de México. México ha dado un gran paso al conquistar su primer gobierno democrático después de más de medio siglo de control unipartidista del país. Siendo un líder de la cultura en el mundo hispanohablante e inmenso este país en una renovación importante aunque lenta, seria muy positivo que también se mejoraran el respeto al la creación de los artistas y no se destruyeran obras públicas, especialmente en el caso del maestro Delgadillo, un clásico del muralismo mexicano y un premiado de la Bienal de París, ex candidato a la presidencia de la Republica por el Partido Mexicano Socialista, fallecido hace poco por lo que jamás podrá ya reconstruir aquel mural, perdido para siempre. Al parecer, la Fundación Delgadillo ha tratado de recuperar esos murales pero, hasta donde sabemos, sin éxito, todavía.

Finalmente recordamos al gran cantante cubano Miguelito Cuní, considerado por muchos el verdadero puntal del son cubano, Cuní nació el 8 de mayo de 1920. En breve prepararemos un número de homenaje a los grandes maestros de la música Afroamericana ya que estos pueblos negros, nuestros negros, han sido por cinco siglos pueblos hermanos de los indígenas de nuestro continente, hemos andado juntos por nuestra historia. De algún modo, también son indígenas ya de aquí, también hermanos nuestros. Y sin duda alguna, son grandes creadores en todos los campos del desarrollo humano, incluyendo su música, fiesta única de alegría y espiritualidad maravillosa.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...