Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 59 - Patrimonio Mundial e Inmigración
Publicación de septiembre, 2001.
Página previa Página siguiente

INNOVACIONES ACORDES A LOS CAMBIOS EN EL CONTEXTO MUNDIAL PARA LA CONVENCIÓN SOBRE PATRIMONIO MUNDIAL

  Artículo por Fuente   (version pdf)

Francesco Bandarin ofreció una plática en el Museo Nacional de Antropología

Con la participación de 164 estados miembros y 690 sitios declarados patrimonio de la humanidad, la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), es uno de los instrumentos más importantes en el mundo para la conservación del patrimonio. Sin embargo, a casi 30 años de su fundación, la cultura, práctica y concepto de la conservación han cambiado y la convención como instrumento necesita algunas variaciones acordes a los nuevos tiempos, considera el director del Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO, doctor Francesco Bandarin.

Durante la plática Nuevas perspectivas en la Convención del Patrimonio Mundial, ofrecida el lunes 30 de julio en el Museo Nacional de Antropología, en el marco de su visita oficial a México, el doctor Bandarin habló de las novedades que actualmente trabaja la Convención del Patrimonio y de algunas de las necesidades que deben implementarse a fin de mejorar su papel de conservadora del patrimonio mundial.

El titular del Centro del Patrimonio Mundial recordó que el próximo año 2002 la Convención Internacional, firmada en 1972, cumplirá 30 años de su fundación, tiempo durante el cual el mundo ha cambiado, han surgido nuevas instituciones e instrumentos jurídicos y legales en el campo de la conservación y otras áreas, especialmente en lo referente a la protección del medio ambiente y derechos humanos, que aunque parecen no vinculadas al cuidado del patrimonio, por el contrario son una nueva frontera y área de interpretación y aplicación de la Convención.

Dijo que decidir si 690 sitios registrados es una cantidad grande o no, es un debate; por otro lado es un número muy grande, alrededor de 500 sitios culturales, 150 naturales y el resto mixtos; sin embargo ''yo siento que son pocos porque las áreas que merecen una protección internacional son muchas más''. Señaló que hay demasiados sitios valiosos que no son protegidos adecuadamente; en este sentido la Convención puede ser muy útil en aquellas regiones del mundo que no cuentan con otras formas de protección.

Explicó que muchos de los sitios registrados se encuentran en países de tradición reciente en la protección del patrimonio, por lo cual no cuentan con una legislación ni una estructura técnica y jurídica adecuadas. La tarea principal que tiene la UNESCO a través de este Centro es buscar la manera de apoyar la protección de ese patrimonio.

Por otra parte, mencionó que es necesario equilibrar la lista de sitios registrados porque la mayoría están en países europeos o de larga tradición, y una lista mundial no puede ser una lista europea o estar limitada por regiones; por eso en los últimos 10 años se han apoyado candidaturas de naciones que tienen menos lugares registrados.

''Todos los sitios de la lista deben ser protegidos y los Estados deben garantizar su protección de la forma más clara posible, pero el mundo es complejo y no es posible garantizar eso; hay muchas circunstancias no sólo en países en desarrollo, en Europa cada día hay más situaciones difíciles para la conservación porque las fuerzas de destrucción son mayores. Un ejemplo claro es el turismo.

''Esta actividad puede ser una fuerza positiva porque genera recursos que se podrían utilizar en la protección de sitios, pero también puede significar una fuerza de destrucción que impacte negativamente sobre los sitios'', comentó Barandin.

Explicó también que el Centro de Patrimonio Mundial debe presentar cada seis años un informe sobre las seis regiones mundiales, como resultado del análisis de cada una por año, ''sin embargo, hacer un informe cada seis años no es suficiente para garantizar una buena supervisión de la realidad de la lista. Es claro que la tarea no puede ser cumplida sólo por el Centro, por eso una de las razones de mi visita es fortalecer las relaciones con las instituciones mexicanas, particularmente el INAH, con el fin de trabajar juntos y garantizar un mejor informe''.

Barandin comentó que al inicio de la vida de la Convención no hubo necesidad de hacer la expansión de una red grande porque los sitios eran pocos, ahora es necesario crear una estructura internacional que garantice la calidad de la lista. El comienzo será en enero del próximo año con una reunión de expertos para preparar el informe regional de América Latina.

Entre otras innovaciones dentro de las nuevas perspectivas en la aplicación de la Convención dijo que se reorganizará el cuadro de asistencia técnica actualmente insuficiente; para tal objetivo se intenta una relación estrecha con gente de la iniciativa privada que podría movilizar recursos adicionales.

Otro aspecto de interés que mencionó es el de las categorías del patrimonio. Actualmente hay dos: la cultural y la natural; dentro de la primera existen las subcategorías: arqueología y monumentos históricos; desde hace 10 años está también la de paisajes culturales. Otras por definir son las que implican una visión del tema de los pueblos indígenas y la reinterpretación de sitios de carácter natural, la cual inició en Australia y Canadá; y el patrimonio moderno, con sitios como la ciudad de Brasilia y la Ciudad Universitaria de Caracas, un patrimonio aún no bien identificado por lo cual en fechas próximas un grupo de trabajo se reunirá para discutir cómo clasificar y presentar este patrimonio.

La lista que fue creada hace 30 años por arquitectos y conservadores necesita ahora otra visión, ''estamos intentando fortalecen no solo los sitios tradicionales sino categorías nuevas como la de patrimonio inmaterial que habría que definir. Estamos buscando la interelación con otras Convenciones Internacionales como la de La Haya sobre preservación en tiempos de guerra y la Convención para el Control del Tráfico Ilícito de Bienes Culturales. Está en preparación la protección del patrimonio subacuático y en el 2002 será la celebración del 30 aniversario de la Convención''.

Previo a la plática del titular del Centro de Patrimonio Mundial, el coordinador de Asuntos Internacionales y Patrimonio Mundial y representante de México ante la UNESCO, Javier López Morales, señaló que la visita de Bandarin al país es en reconocimiento al papel que la nación ha tenido dentro de la Convención y para constatar cuáles son los estados de conservación y los proyectos en torno al patrimonio mundial, para encarar una nueva etapa de colaboración con las autoridades encargadas del cuidado de los acervos mundiales en México.

Finalmente Salvador Aceves, asesor del director general del INAH en el área de Monumentos Históricos, comentó que la evolución de los enfoques señalados por la Convención avanza a un paso acelerado por lo que se debe cuidar que las legislaciones de los países involucrados estén a la altura de las orientaciones que el Centro del Patrimonio Mundial ha registrado.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...