Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 60 - Cultura y Discriminación
Publicación de octubre, 2001.
Página previa Página siguiente

UNA MIRADA CRÍTICA ANTE LA DISCRIMINACIÓN DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS

  Artículo por Gabriel Leyva   (version pdf)

6 de septiembre de 2001
Suyo/ajeno y ajeno/suyo. Arte contemporáneo de Guatemala

"Es una representación de la realidad guatemalteca, un contacto con ella. Una aproximación a las inquietudes, posiciones, tomas de conciencia, evasiones y planteamientos de una generación que conoce lo que significa vivir en ese país", explicó Guillermo Santamarina, director de Ex Teresa Arte Actual (ETAA), acerca de Suyo/ajeno y ajeno/suyo. Arte contemporáneo de Guatemala, exposición de performance, instalación, video y arte sonoro, que se encuentra actualmente en exhibición en ese recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Santamarina afirmó, en la apertura de la muestra el pasado viernes 31 de agosto, que las obras que presentan los 16 expositores no le son ajenos a los mexicanos; "al contrario, nos son propios y familiares. Al ser países colindantes y recordando que la tendencia de las sociedades es moverse a la nación que se encuentra al norte de su territorio, se explica la estrecha relación entre las vidas cotidianas de ambas culturas. La influencia de México sobre Guatemala -en valores, cultura y economía- le convierte en un rival a vencer; sin embargo, hay muchos vínculos, por eso es importante acercarnos y consolidar esos lazos".

Sobre las propuestas creativas de la muestra, puntualizó: "A diferencia de nosotros, ellos se involucran más en el concepto. En México nos distraemos en la forma, en hacer un objeto bonito y vendible; los guatemaltecos tienen otros planteamientos que pertenecen a un mundo de abstracción, posiciones políticas y compromisos sociales. Aquí, los artistas buscamos una puerta en el mercado; allá no hay mercado, así que tienen negada la posibilidad de vender alguno de sus objetos. Están en otro rollo, en otro canal, más comprometidos con su realidad".

Para su director, el traer a creadores extranjeros confirma a Ex Teresa Arte Actual como un espacio internacional que no se sujeta a los centros del arte y legitimación cultural. "Es un centro de cultura que mira hacia todos lados, incluyendo a nuestros vecinos con pocas oportunidades de acercarse a nosotros. En nuestro país tuvimos una política cultural que marginó el contacto con los países del sur, como si fuéramos parte de ese imperio del norte", concluyó.

Xavier Rodríguez, curador de Suyo/ajeno y ajeno/suyo, comentó que la intención de la exposición es hablar de los que pasa en la actualidad tanto en Latinoamérica como en el mundo entero, no sólo a nivel físico sino también en cuanto a la información. "Entre Guatemala y México existe una relación fuerte respecto al desplazamiento humano; la gente se mueve hacia donde hay dinero, poder o bienestar, a pesar de las fronteras".

Para el curador, lo interesante es conocer el arte contemporáneo que se hace en Guatemala, donde pudiera creerse que no existe este tipo de creaciones. "El gran logro de la muestra es traer 16 artistas guatemaltecos; el planteamiento de las obras puede discutirse o cuestionarse a nivel formal, artístico o estético, pero este simple hecho ya es trascendente".

Aseguró que su papel radica en posibilitar que los artistas realicen y concreten su trabajo, platicar con ellos sobre el proceso de elaboración de una pieza y que los proyectos sean coherentes. A nivel estético y personal, cada creador tiene su propuesta acerca de un país con una historia muy peculiar. "Es el planteamiento de una realidad, de una generación de artistas que nacieron, crecieron y vivieron en la guerrilla; son críticas a la sociedad, a la religión y a la política. Es interesante observar cómo las circunstancias de vida determinan el trabajo artístico".

Definió a Suyo/ajeno y ajeno/suyo como hablar de qué tanto es mío, cuánto es tuyo y cuánto más es lo que compartimos. Dijo finalmente que "lo importante es posibilitar el intercambio y el contacto entre la gente. La utopía de la vida sería que no hubiera fronteras, que la gente fuera feliz, libre, que viviera en el amor; así que, sigamos relacionándonos".

Entre los artistas estuvo Melanie Ríos quien con quince años de trayectoria como bailarina clásica y contemporánea y tras presentarse en varios países latinoamericanos y en los Estados Unidos, presentó en la inauguración un performance in situ. Dentro de su propuesta recorre aleatoriamente el escenario, corre, baila, gime, grita, carga a un visitante, comparte una bebida con otro. Busca acercamiento e interacción.

La improvisación, disparador del movimiento

"Hago improvisaciones in situ -con referencias específicas al lugar-, reacciono al ambiente y a la gente, pretendo que todo estímulo venga del aquí y ahora para usarlo como un disparador de movimiento. Busco despertar la espontaneidad del público, que se den cuenta de qué tan limitados están físicamente en su día a día; todo mundo se la pasa de pie, nadie se atreve a tirarse al piso, subir, bajar, brincar, gritar..."Mientras tantas otras cosas son aceptables, el movimiento libre no lo es. La mayoría de la gente tiene una limitación corporal muy fuerte".

En cuanto a los ruidos que emite, explicó que intenta relacionar cada sonido con movimiento además de provocar una reacción verbal por parte de quien la escucha.

Un performance que impresionó a los poco más de cien asistentes fue Nike, de Jorge de León. En él, el artista se tatuó en los costados de ambos pies el logotipo en forma de "paloma" que identifica mundialmente a esa compañía de ropa deportiva. "Mi propuesta nace de la observación cotidiana de que la gente se desvive por alcanzar un estatus por medio de una imagen o de una marca; sufren tanto, mes tras mes, para juntar dinero y comprar algo que finalmente es efímero, porque mis Nike son para toda la vida, los de ellos no", enfatizó.

Al preguntarle sobre el dolor, Jorge de León contestó: "Todos tenemos algo de sádico, masoquista y morboso; la obra representa la relación entre ver sufrir a una persona, gozarlo y sentirte parte de ese sufrimiento. Pero ellos sufren más al pensar día con día en conseguir un estatus -para muchos inalcanzable-; Critico la discriminación social que causan las marcas; espero abrir el pensamiento de la gente y cuestionarles si vale la pena tanto sacrificio por conseguir una "mierda"", apuntó categórico.

María Adela Díaz preparó su pieza Carne de primera. La obra consta de un perro callejero rasurado y marcado con los cortes de disección de la carnicería; la idea es soltar al animal que tenga una intervención urbana para que dialogue y cuestione a la gente. El discurso es sencillo: "Nos estamos comiendo el uno al otro. El hecho es que el hombre se come al perro, icono que simboliza a "su mejor amigo"".

Sobre sus compañeros aseguró: "A quienes vinimos nos une el luto, los sentimientos, lo que vivimos en el país y las circunstancias políticas y existenciales, por eso vinimos aquí a decir y a gritar lo que pasa en Guatemala, porque a final de cuentas nuestras culturas se relacionan estrechamente; ambos tenemos sangre maya".

200 metros adentro lleva por nombre la instalación de Antonio Jueves. "Soy un guatemalteco impresionado porque los cables que hay en mi país y en todo el mundo tienen un vocabulario, están presentes y son como la mamá de la modernidad; el cable lleva la "leche eléctrica" de todos los días para que la vida moderna funcione. El título es porque son doscientos metros de cable adentro de Ex Teresa".

Moral o no, guste o no, los cables son un elemento omnipresente que forma parte de la composición visual; son un hilo conductor que conecta a todos los seres humanos. Esta pieza reconoce su valor dentro de la modernidad y del siglo XXI. "Además, dejé unos zapatos en el piso para después tirarlos a manera de poleas sobre ellos, para darle un contexto más mexicano", señaló.

Por último, Alejandro Paz presentó Faja, una videoinstalación donde se observa a una mujer indígena -se nota en su piel y en su vestimenta- mayor de 30 años, que corre sobre un aparato de ejercicio de los que se conocen como caminadoras. Inicialmente lo hace rápido, pero después de un rato se le ve agotada. Sobre su obra, el autor aclaró: "Vengo de un país donde el indígena, históricamente, es relegado, aislado, menospreciado y humillado. La modernidad es una ventaja para la clase privilegiada de Guatemala y el indígena queda en un papel secundario.

"Ellos hacen el esfuerzo y otras personas "modernas" se benefician de él". Según explicó, la idea es presentar cómo todo su esfuerzo físico se concentra en un solo lugar. Por otro lado, este aparato se relaciona con el fitness -estereotipo de belleza física obtenida mediante el ejercicio- que es diametralmente lo opuesto a lo indígena.

"Es la fusión de dos mundos antagónicos; la obra trata del estancamiento indígena que llegó con el colonialismo y pervive hasta hoy. Esto es Guatemala para mí; y no me enorgullece, al contrario, me hace sentir mal y quisiera provocar una catarsis en la gente", finalizó.

Suyo/ajeno y ajeno/suyo. Arte contemporáneo de Guatemala es una exposición colectiva de 16 artistas de ese país que trabajan con performance, instalación, video y arte sonoro. La muestra estará abierta al público de manera gratuita hasta el 30 de septiembre en Ex Teresa Arte Actual, ubicado en Licenciado Verdad 8, Centro Histórico. Organiza el Instituto Nacional de Bellas Artes del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...