Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 62 - Culturas Vivas, Culturas Originarias
Publicación de diciembre, 2001.
Página previa Página siguiente

Cuicuilco, la primer ciudad asentada en el valle de México

  Noticia por Guillermina Escoto   (version pdf)

El sitio ha arrojado datos fundamentales para el conocimiento de Mesoamérica

Desde el punto de vista científico, para la arqueología no hay sitios más importantes que otros, sin embargo, dentro de los proyectos arqueológicos de la ciudad de México, Cuicuilco ha arrojado datos fundamentales para el conocimiento de Mesoamérica. A la fecha ha sido explorado en un siete por ciento y aún es factible de estudiarse un 25 por ciento más del total de sus dimensiones, presentes en una área de más de 6 kilómetros.

Su riqueza radica en que es la ciudad más antigua del valle de México y quizá uno de los primeros asentamientos mesoamericanos, indispensable para explicar el desarrollo de las altas culturas de esta región en tanto que en ella aparecen por primera vez la arquitectura a gran escala, en un asentamiento de grandes dimensiones construido por una población que ya incluye virtualmente todos los estratos sociales característicos de Mesoamérica; ahí también se encuentra uno de los primeros registros escritos de la Cuenca de México.

Así lo advierte el arqueólogo Mario Pérez Campa, director del sitio prehispánico desde 1995, quien añade que el valor básico de Cuicuilco es que su desarrollo de aproximadamente mil años permite observar desde la aparición de la arquitectura temprana de tierra hasta la arquitectura compleja de piedra. Es el testimonio del paso de las sociedades aldeanas agrícolas a los estados mesoamericanos.

En la zona arqueológica se ha localizado escultura de piedra, pintura arquitectónica, cerámica de la clase más elaborada de Mesoamérica, hay trabajo en bajo relieve y figurillas de barro; es decir que en Cuicuilco se desarrolló la alta cultura más antigua del altiplano, que si bien no se trata de una urbe con todos los servicios sí es el estado organizado más temprano.

Por otra parte, explicó el titular de la zona, que no se conocen con certeza cuáles fueron las dimensiones de la ciudad, ``sabemos que era muy grande, alrededor de 6 kilómetros, ya que al norte llegaba atrás de Villa Olímpica; al oeste limitaba con el borde del antiguo lago en lo que hoy es la ENAH; hacia el este, hasta una barranca que pasaba al pie del Zacaltepetl donde existen vestigios preclásicos en su mayoría de arquitectura; y hacia el sur llegaba atrás del albergue del CREA, donde se encuentra el montículo de Zitemaltongo con evidencia de ocupación temprana, y más atrás el montículo del parque Peña Pobre de las Fuentes Brotantes.

Se trata de un área muy extensa de la cual ya se ha explorado un siete por ciento; el crecimiento de la mancha urbana ya no permite analizarlo en su totalidad, sin embargo aún es factible en un 25 por ciento, alrededor de 20 hectáreas, mismas que se encuentran bajo control del INAH. Cuicuilco es un sitio muy rico para la investigación, señaló Campa.

Explicó que dentro de los logros más importantes de la zona está el hallazgo en 1996 de una estela u obelisco tallado en un bloque de andesita, de casi cuatro metros de altura, que presenta en una de sus caras una serie de círculos y rombos; el monumento fue colocado en lo que posiblemente es el primer piso de ocupación del valle, al frente del gran basamento, a tres metros bajo el piso sobre el que se construyó la pirámide, por lo que se le supone una antigüedad de tres mil años a.C., lo que la haría la estela más temprana hasta ahora conocida. Sin embargo, faltan los resultados del fechamiento de varias muestras de carbón obtenidas en la excavación para confirmar la hipótesis.

Las investigaciones en Cuicuilco continúan, entre los proyectos a realizarse a corto plazo están la investigación y fechamiento de la estela, así como el estudio del edificio más antiguo de la ciudad, cuyo análisis arrojará información importante sobre el sitio y su relación con otras culturas de la Cuenca de México.

El arqueólogo explicó que Cuicuilco también fue el primer gran centro integrador de la Cuenca, tras al menos 800 años de desarrollo, entre el 800 a.C. y el inicio de nuestra era, fue destruido y abandonado a raíz de la erupción del Xitle, que cubrió de lava la porción sur del valle de México, ocasionando una serie de movimientos de población que culminaron con la consolidación de Teotihuacán como centro rector del periodo clásico (100 y 600 d.C.)

Descubrimiento de Cuicuilco

A principios de los años veinte el arqueólogo Manuel Gamio identificó una serie de materiales arqueológicos y figurillas más antiguos que los objetos aztecas, toltecas y teotihuacanos, ya conocidos; procedían de una cultura desconocida que Gamio bautizó como cultura de los Cerros, ubicada en las lomas que rodeaban la ciudad; tiempo después dichas figurillas fueron localizadas bajo la lava del Pedregal de San Ángel, entonces Gamio decidió recorrer la zona en busca de más evidencias y detectó un montículo de piedras que asomaba sobre la lava, al que los lugareños llamaban San Cuicuilco, dedujo que posiblemente se trataba de un promontorio hecho por el hombre y decidió invitar al arqueólogo norteamericano Byron Cummings para que se hiciera cargo de las exploraciones. Estas iniciaron en abril de 1922 y para junio del siguiente año se descubría Cuicuilco, ``lugar donde se hacen cantos y danzas``.

En opinión del arqueólogo ``definitivamente el patrimonio arqueológico de la ciudad no esta justamente valorado, es un problema de toma de conciencia, por una parte los arqueólogos no hemos hecho un esfuerzo para darle a la gente este conocimiento de forma útil y por otro lado la gente no ha tomado ningún interés porque no le tiene ningún significado en su vida cotidiana, para muchos citadinos el mundo prehispánico no tiene sentido.

En contraste hay grupos, como los mayas, que están más arraigados a su pasado; por ejemplo, en Yucatán se mantienen vivas muchas costumbres porque existe un arraigo, esto se debe a que no tuvieron esa ruptura brutal que sufrió el mexicano del Altiplano, a quien la civilización le cayó encima divorciándola de su pasado, cambiando su forma cotidiana de ver la existencia y con ello sus creencias, lo que en otras partes del país no ha sucedido de manera tan tajante``.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...