Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 67 - Mayo del 2002
Publicación de mayo, 2002.
Página previa Página siguiente

LA PASIÓN DE JESUCRISTO TAMBIÉN ES ARTE

  Noticia por Fernando Ruiz   (version pdf)

La Semana Santa también es arte. El Museo Nacional de Arte alberga en sus salas obras pictóricas de los siglos XVI a XIX que son representaciones de la Pasión de Jesucristo y que conforman un tesoro cultural que está al alcance del público. Puede verse en este céntrico edificio de Tacuba un excelente acervo de pintura novohispana que representa los inicios de nuestra escuela de pintura local donde se muestran las particularidades de un arte que no es extensión de la pintura española sino que tiene sus características y tema propios.

Es interesante, además de la relevancia de este acervo, observar en él cómo va cambiando la pintura, desde los primeros artistas que llegan hasta la pintura barroca y posteriormente la del siglo XVIII hasta llegar a la Academia de San Carlos. Es la evolución de la pintura de nuestro país y una síntesis de lo que fue la pintura novohispana.

Entre los cuadros que abordan el tema de la crucifixión de Cristo destaca el que lleva por nombre Ecce Homo, óleo sobre tela de José de Alzíbar (1751-1803). El lienzo de 104 x 83.5 cm describe a Jesús desnudo, en lo alto del pretorio, donde es exhibido por sus captores en el momento en que un grupo de centuriones lo descubre de su manto púrpura, lo mismo que a Barrabás. Poncio Pilatos presenta ante el populacho a los dos prisioneros. En el primer plano un grupo de escribas y fariseos levanta las manos para condenar a Jesús. El título alude a las palabras de Pilatos cuando dice a la turba "Aquí tenéis al hombre" (Ecce Homo).

Otra importante obra exhibida en el Munal con el mismo tema se llama El calvario, de José María Vázquez (1765-1826). El óleo de 105 x 105 cm tiene como eje la crucificción y presenta nueve figuras de cuerpo entero iluminadas lateralmente en un ambiente de penumbra. Clavado en la cruz, con la herida del costado sangrante, Jesús inclina su cabeza hacia su derecha en señal de que ha expirado. A ambos lados, aparecen de perfil y aún con vida los ladrones Dimas y Gestas. Las otras figuras corresponden a La Magdalena; el apóstol Juan; María, madre de Jesús; María Cleofás, y dos centuriones.

José María Vázquez ha sido reconocido como uno de los más cercanos discípulos de Rafael Ximeno y Planes, maestro del ramo de pintura de la Academia de San Carlos de la Nueva España, tanto así que le sucedió en el magisterio y la dirección de la institución luego de su muerte en 1825. Con una importante trayectoria como retratista de virreyes, obispos y funcionarios, Vázquez lograba obras convincentes y que en ocasiones se antojan de una modernidad renovadora.

Estos son sólo algunos ejemplos de las obras que forman parte del acervo del MUNAL. La investigadora de arte novohispano del mismo, Beatriz Berndt, mencionó algunas otras obras con esta temática, como la de Ignacio Vázquez, Jesús cargando la cruz; la de Alonso López de Herrera, Jesús como salvador de los hombres, y del mismo autor La oración en el huerto. Y correspondiente al periodo barroco, las obras de Sebastián López de Arteaga: Crucifixión y La incredulidad de Santo Tomás.

El MUNAL cuenta con un repertorio de obras de temas religiosos, como retratos de santos, vidas de santos, escenas de la Virgen, etcétera. No obstante, explicó la investigadora, no es este el único recinto que alberga este tipo de pinturas. Las hay en templos, oratorios, sitios públicos y privados, así como en otros museos como el Nacional del Virreinato. Muchas de las piezas del MUNAL proceden de la antigua Galería de San Carlos del siglo XIX.

Bernardo Couto, agregó Beatriz Berndt, tuvo la idea de establecer una primera galería de pintura, de lo que ellos llamaban pintura mexicana antigua, que era colonial. El acervo de lo que era MUNAL y lo que después llegó con la adjudicación de la Pinacoteca, pertenecía a la Academia de San Carlos, aunque también hay donaciones o compras. Algunas obras proceden de templos, aunque cada una de ellas tiene su historia.

Las técnicas empleadas en las pinturas son óleo sobre madera, óleo sobre lámina y óleo sobre tela. De la primera mitad del siglo XVI la mayoría de obra contenida en el MUNAL es de gran formato y en la del siglo XVII en adelante se utiliza mediano formato con algunas excepciones. Estas obras, en su tiempo, se ubicaron en lugares de culto pero también en lugares privados de algún convento (por ejemplo La bendición de la mesa que pudo haber estado en el oratorio de San Felipe Neri) o sitios especiales, por lo que cada una de ellas requiere documentarse.

El Museo Nacional de Arte (MUNAL) recientemente remodelado, es uno de los museos más completos de Latinoamérica, con un vasto acervo y servicios de diversos tipos. Se encuentra en Tacuba 8, Centro Histórico.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...