Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 69 - Julio del 2002
Publicación de julio, 2002.
Página previa Página siguiente

EL SUCESOR DE JUAN PABLO II PUEDE SER DE AMÉRICA LATINA O ÁFRICA: ROBERTO BLANCARTE

  Noticia por fuente   (version pdf)

Continúa el ciclo El hombre y lo sagrado

El sucesor de Juan Pablo II posiblemente será un cardenal que actualmente cuenta entre 65 y 70 años de edad, con toda seguridad no será originario de una potencia política, militar o económica, como Estados Unidos o Alemania, pero sí de un país con un peso importante en el plano internacional, como Italia, España, Bélgica u Holanda, e inclusive de América Latina y África, y muy probablemente profesará posturas políticas e ideológicas que contribuirán a mantener cierto equilibrio tanto en las relaciones entre los Estados como en el seno de la propia Iglesia Católica.

Lo anterior lo expresó el profesor Roberto Blancarte, estudioso de la historia y la política de la Iglesia Católica, durante su participación en el ciclo de conferencias El hombre y lo sagrado, realizada la noche de ayer en el auditorio de la biblioteca del Centro Cultural Isidro Fabela.

El autor de la Historia de la Iglesia Católica en México, señaló que su próxima obra tiene por propósito explicar al público la importancia del proceso de sucesión papal, así como su significado y funcionamiento. En ese sentido, opinó que los comentarios en torno del mismo se incrementarán luego de realizada la proyectada visita a México, Guatemala y Canadá, ya que es evidente que la salud y el estado físico del sumo pontífice se ha deteriorado aceleradamente.

"El proceso de sucesión papal es ante todo un suceso de índole política", consideró Blancarte, y es de suma importancia si se toma en cuenta que el papado readquirió una importancia y un papel de primer orden en el plano internacional, mismo que había declinado paulatinamente por lo menos desde la época de la Revolución Francesa (1789).

En consecuencia, expresó el académico, la fortaleza de El Vaticano no debe buscarse en su soberanía territorial, que es mínima, o en su poder económico, que es considerable, sino más bien en una fuerza de tipo moral a la que acuden inclusive Estados de países con mínima presencia de católicos en sus territorios, como Irak, Indonesia o Azerbaiyán, recientemente visitado, éste último, por Juan Pablo II.

Sobre el proceso sucesorio Blancarte detalló que éste está muy bien reglamentado, siendo una de sus características que es el propio pontífice quien establece cómo se habrá de elegir a su sucesor, con lo cual el proceso nunca es igual cada vez que hay necesidad de relevar a algún Papa.

El investigador mencionó la importancia que en este proceso adquiere el llamado Colegio de Cardenales, que es el cuerpo elector de donde en las últimas elecciones han surgido los Papas, y que está integrado por alrededor de 156 miembros, de los cuales 120 tienen voto en la elección y 106 pueden ser elegidos.

Blancarte señaló que en la actualidad el Colegio cuenta con 125 electores, hecho que contravendría una de las reglas del proceso sucesorio, ya que el propio Juan Pablo II estableció que sólo 120 electores pueden participar en él, por lo que en tono de broma el investigador dijo que por lo menos hasta antes de septiembre, cuando esta situación variará, el Papa no se morirá, por lo que con toda seguridad él sabe bien qué pasará después de ese mes.

El estudioso también explicó el carácter estratégico que guardan ciertos países, como México, el segundo país católico más grande del mundo; Brasil, el que mayor católicos tiene a nivel planetario, y Estados Unidos, la mayor potencia mundial y el tercer país con más católicos en el orbe (84 millones), en el juego sucesorio. De igual forma, consideró que la revelación de los recientes escándalos en los que se han envuelto algunas personalidades eclesiales, como el de los abusos sexuales a infantes en Estados Unidos, ya forman parte de la trama sucesoria y buscan limitar el papel de uno de los episcopados con mas influencia y poder económico dentro de la Iglesia.

Al establecer las reglas que para elegir a un Papa son necesarios dos tercios de los votos del total de los electores del Colegio de Cardenales, Blancarte señaló que las iglesias con mayor peso en la elección son las de Italia, que tiene 16 electores, la de Estados Unidos, con 11 electores, la de Brasil, España, México, la India, Filipinas y Alemania, entre algunas más, que sobre todo cuentan con suficiente poder económico para poder influir en el rumbo de la designación del nuevo Obispo de Roma.

Estos cardenales en su mayoría han sido designados por Juan Pablo II, prácticamente todos ellos son electores, o sea que tienen menos de 80 años de edad, y por supuesto profesan una orientación ideológica afín a la suya.

Posteriormente el autor de El pensamiento social de los católicos mexicanos, dedicó una buena parte de su disertación a presentar a algunos de los cardenales que en su opinión pueden suceder al Papa actual, entre los que están los italianos Carlo María Martín, Giacomo Biffi, Camillo Ruini, Angelo Sodano, y Dioniggi Tettamanzi; los belgas Godfried Dannels y Adrianus Johannes, los españoles Eduardo Martínez Somalo y Ricardo Carles Gordó, los brasileños Lucas Moreira y Aloiso Lorsheider, el colombiano Dario Castrillón, y el francés Jean Marie Lustiger, entre algunos más.

Cualquiera que sea el elegido de entre estos cardenales mencionados, deberá mantener una posición de equilibrio frente al poder triunfante de los Estados Unidos, indicó Blancarte, y encarar los desafíos que representan para la iglesia temas como el de la bioética, el papel de las mujeres dentro de la propia Iglesia, el celibato, el integrismo y la globalización, entre muchos otros que caracterizarán al futuro cercano.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...