Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 73 - Cultura sin fronteras
Publicación de noviembre, 2002.
Página previa Página siguiente

LA ADIVINACIÓN Y EL CURANDERISMO DE ÁFRICA EN MÉXICO

  Artículo por Fuente   (version pdf)

Mexico: En el Museo Nacional de Antropología

Esculturas o fetiches africanos utilizados por los adivinos y los curanderos, colocados en altares dedicados a diferentes propósitos y cultos, tanto privados, públicos o estatales. Amuletos que lo mismo penden del cuello de un hombre, se guardan en las casas o se colocan en las entradas de las aldeas protegiendo de cualquier mal, son algunas de las piezas que se exhiben por primera vez en la exposición África, en el Museo Nacional de Antropología.
La colección etnográfica que proviene de los Museos de Bellas Artes de San Francisco, California, permanecerá en México hasta el mes de enero de 2003, presentando más de 300 piezas rituales y cotidianas utilizadas durante los siglos XIX y XX por las comunidades africanas.

Uno de los aspectos que forma parte de esta exhibición es el de los adivinos y curanderos. Viajeros entre dos mundos, en esta sala ambientada con música se muestran las figuras que se colocan en los altares en el sur de Nigeria o dentro de la comunidad Asante, Ghana.

A decir de la curadora, Rafaella Cedraschi, los altares caen en desuso si no producen los efectos deseados, de acuerdo con las fuerzas invocadas, la selección del sacerdote y la necesidad de los consultantes, quienes pueden pedir consejos al adivino por diferentes razones: enfermedad, accidentes, infertilidad o para presagiar eventos futuros.

LA CANASTA ADIVINATORIA

Uno de los actos de adivinación más conocidos es el de las canastas o calabazas, que consiste en depositar hasta cien pequeños objetos de origen natural como cráneos, plumas, garras, piedras, ramas en forma de figurillas, cada uno con su propio nombre y significado.

De esta forma, el adivino sacude y hace rotar varias veces su canasto obteniendo combinaciones de los objetos, mismos que interpretan como mensajes de los espíritus para sus clientes. Tales sesiones pueden durar horas, dependiendo de la capacidad del adivino de interpretar conceptos abstractos y relacionarlos con su realidad.

Algunas de las piezas de la canasta que se exhiben son una figura femenina sin piernas y posiblemente embarazada, que al parecer forma parte de un ritual contra la infertilidad femenina. Así como un cráneo de mono cinocéfalo, envuelto en canasto, que es el instrumento del nganga (adivino y especialista ritual) utilizado para descubrir al culpable de algún delito o ataque de brujería.

También se muestran figuras protectivas de diferentes tamaños, llamadas Nkisi, que son utilizadas personalmente, en casas, o bien en la entrada de una aldea.

El altar antropozoomorfo dedicado a la mano, perteneciente a Nigeria, muestra a esta parte del cuerpo como fuente de acción, instrumento de creatividad y medio que transforma las ideas abstractas del pensamiento en objetos tangibles y realidades materiales. En los pueblos nigerianos la mano derecha simboliza el poder y éxito de una persona.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...