Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 75 - Poesía y corridos afromexicanos
Publicación de enero, 2003.
Página previa Página siguiente

LAS MEMORIAS DE VIAJE DE PACO IGNACIO TAIBO I

  Artículo por Sonia Sierra   (version pdf)

En la colección Periodismo Cultural

La memoria de múltiples lugares visitados y de escenas cotidianas que describen como un mesero sirve el café en Veracruz o que explican la presencia de ocho gallinas en un vuelo de Atenas a Sofía, dan vida al libro Ocurrencias. Notas de viaje, del escritor español nacionalizado en México, Paco Ignacio Taibo I.

Editado en el año 2000 en la colección Periodismo Cultural que publica el Conaculta, este libro reúne escenas de las que Taibo I fue testigo en diversas épocas. Hay situaciones singulares, personajes anónimos, historias simples y recuerdos que pudo contar gracias a su doble oficio de periodista y escritor.

¿Qué son las ocurrencias? Taibo I retoma el significado del Diccionario de la Lengua Castellana de la Real Academia Española donde se las define como "encuentro, suceso casual, ocasión, coyuntura". El autor explica que estos escritos nacieron en la sección de Cultura de El Universal, de la cual fue editor por más de una década.

A mucha gente se le ocurren ocurrencias -dice el escritor. "Algunos por pudor las ocultan, otros, por negligencia las olvidan. Algunos no tienen ocurrencias. A pesar de ser solamente ocurrencias, me dio pena dejarlas morir". Y luego pregunta: "¿no viajamos para recordar, para escribir, para contar?"

Estas breves notas son la memoria de un periplo que ha caracterizado el trabajo de Taibo. No son los reportajes que escribió para determinado medio sino que son la expresión de escenas que observó, y en algunos casos de reflexiones hechas en determinado lugar.

Muchas dejan ver las otras pasiones de Taibo I: la gastronomía y el cine. Son fruto además de los diversos ejercicios periodísticos, como reportero deportivo, por ejemplo; también de su historia personal, al ser testigo de acontecimientos como la guerra civil; en todas se advierte a un gran lector y conocedor del arte universal.

Paco Ignacio Taibo I llegó a México en 1958, y para entonces ya se había formado en el oficio periodístico. En este país trabajó en televisión por algunos años, para luego ejercer su trabajo en El Universal, donde publica la columna "El gato culto". Es autor de alrededor de treinta libros, algunos de los cuales son obras de teatro.

En la presentación del libro, David Huerta describe a Taibo I como un conversador nato que ha unido ese arte con el del periodismo diario. Destaca que sus escritos tienen las virtudes más notorias de la tradición de cronistas a la que pertenece.

Huerta dice: "Del artículo, tal como lo practicaba Mariano José de Larra, (Taibo I) toma el aliento para la recreación de ambientes, atmósferas, personalidades. De los sibaritas y los bedonistas de todas las épocas, el sentido profundo que mueve a los viajeros a abandonar su patria en la búsqueda de otros ámbitos, de otros horizontes: el placer, el bentido e irreductible placer, el gusto de ensanchar la experiencia y ahondar la sensibilidad".

Una pista sobre las claves que debe descifrar un viajero, la ofrece Paco Ignacio Taibo I al inicio de su texto sobre Nueva Orleans: "Cada ciudad tiene sus palabras clave y también sus señales de identidad. Conocer este vocabulario restringido a ciertas zonas, ayuda en ocasiones".

Esas pistas las brinda en sus notas como quien traza un mapa. Hay lugares inventados -insiste-, lugares perdidos, lugares que no ofrecen gusto sino disgusto, sitios donde lo prohibido es más que lo ofrecido o ciudades, como Río de Janeiro, donde la realidad desaparece ante el erotismo y el estruendo de la música.

Como un observador minucioso, Taibo I describe el Meteor Crater, al que llama el mayor agujero de la Tierra, "un agujero que bien parece hecho por una mano gigantesca que hubiera caído del cielo con furia, e impreso su huella profunda".

En otro de sus escritos advierte que "la vida me fue enseñando, poco a poco, que nada es como a través del cine le vamos diciendo a la gente". Y con esto cuenta una escena que presenció en El Salvador, tras el triunfo de la Revolución, cuando fue juzgado un torturador, en una casa, donde el hombre acusado era un muchacho de rostro angelical.

Hay relatos que guardan escenas de sus años últimos años en Europa, por ejemplo, en el pueblo asturiano de Cangas de Onis, cuando tras un accidente automovilístico, fue dado por muerto en las crónicas de varios medios. Este relato, como muchos otros, está escrito a partir del regreso a diversos lugares, con lo cual Paco Ignacio Taibo I rememora su pasado.

Algunos de los escritos se van por los artistas, por hombres como Alfonso Reyes, Honorato de Balzac, José Luis Cuevas, Garcilazo de la Vega y Luis Buñuel, para destacar también algunos recuerdos compartidos.

Budapest, Monterrey, Panamá, San Francisco, Albuquerque, el museo dedicado a Van Gogh en Amsterdam, Praga, playas de aquí y de allá... Son múltiples los espacios que Paco Ignacio Taibo I rememora en Ocurrencias. Notas de viaje. Sobre cada uno de esos sitios está la mirada detenida de un periodista que ha hecho suyo cada lugar que visita.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...