Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 76 - Retomando el Viento
Publicación de febrero, 2003.
Página previa Página siguiente

EL ACUEDUCTO DEL PADRE TEMBLEQUE, PROPUESTO PARA LA LISTA DE PATRIMONIO MUNDIAL

  Artículo por Fuentes   (version pdf)

Catalogado como Paisaje Cultural

En tramos a flor de tierra y en otros en el nivel subterráneo, el Acueducto del Padre Tembleque es la obra de ingeniería hidráulica más notable del México virreinal porque, atravesando barrancas y cerros, transportaba el agua desde valles hacia destinos más altos en el altiplano mexicano.

La atarjea de este Acueducto mide en línea recta 44 mil 274 kilómetros, desde la falda del cerro de Tecajete, que en realidad es un volcán, donde nace su estructura, hasta el pueblo de Otumba.

Su traza, testimonio del esfuerzo de españoles e indígenas, recorre parte de los áridos municipios de Zempoala en Hidalgo y los de Nopaltepec, Axapusco y Otumba en el Estado de México; y de tramo en tramo tiene alcantarillas para el uso de diferentes comarcas en su recorrido.

El Acueducto del padre Tembleque fue construido con roca basáltica, entre 1543 y 1560, en un esfuerzo promovido por el fraile Francisco de Tembleque quien organizó a 400 indígenas al mando del castellano Juan Correa de Agüero, experto en cantería, para llevar agua a Otumba y a otras poblaciones intermedias.

Ejemplo extraordinario de tecnología aplicada, el acueducto consta de cinco arquerías. En la primera se cuentan 54 arcos, en la segunda 14, en la tercera uno y en la cuarta 68; esta última es la llamada arquería mayor, y requirió de cinco años de construcción que ahora se reflejan en los mil 20 metros de largo que flanquean la barranca del Papalote.

Por debajo de su arco más alto, de 39.65 metros, podría pasar un navío de guerra con las velas desplegadas y aún la misma nave de la catedral metropolitana. Por su altura, magnitud y elegancia, está considerado de mayor categoría y exuberancia que el acueducto de Segovia en España.

En el libro El Patrimonio de México y su valor Universal, Lista Indicativa, publicado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, puede leerse que "la proporción de extraordinaria esbeltez, junto con la sencillez y el perfecto equilibrio de pilares y contrafuertes, en armonía con el paisaje natural convierten al Acueducto en una obra extraordinaria".

A fines del siglo XX comenzó el proyecto para recuperar y restaurar esta obra que por 400 años se ha conservado gracias a su solidez estructural.

Sin embargo, un proyecto de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia apoya al patronato Acueducto Tembleque A. C. para su mantenimiento y conservación.

Este patronato, junto con instituciones culturales, estatales y federales ha rescatado doce de los casi 45 kilómetros de extensión del Acueducto en el estado de Hidalgo, realizado su levantamiento y recuperado la circulación del agua, que llega actualmente hasta la hacienda de Tecajete. La construcción virreinal en el ramal Zempoala lleva agua a Zacoala y en el de Otumba hasta la hacienda de Arcos.

Para conocer la Lista Indicativa del Patrimonio de México y su Valor Universal, puede consultarse el libro editado este año, en inglés, francés y español, por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, que puede encontrarse en las librerías Educal y en las del propio Instituto; y que contiene los 22 sitios propuestos.

El acueducto del Padre Tembleque

El acueducto del Padre Tembleque



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...