Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 7 - I Congreso de la Lengua Española y David Alfaro Siqueiros
Publicación de mayo, 1997.
Página previa Página siguiente

EL CONGRESO DE LA LENGUA, parte 4

  Artículo por José Tlatelpas   (version pdf)

FALLECIO HEBERTO CASTILLO, CAMPEON MEXICANO DE LA DEMOCRACIA

El Ing. Heberto Castillo (1928-1997), campeón de la democracia en México, figura nacional desde el Genocidio de Tlaltelolco en 1968, falleció, de un paro cardíaco, a los 68 años de edad, a las 9:50 del 5 de abril pasado. Nació en Ixhultán, Veracruz y murió en la ciudad de México. Fue fundador del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) y protagonista destacado de muchas importantes luchas por la democracia.

Muchos artículos fueron escritos sobre la vida, ideas y aportación del destacado político veracruzano. Una de las notas más interesantes fue escrita por la novelista Elena Poniatovska, en el diario La Jornada, en dos partes, Heberto Castillo, Parte 1 y Heberto Castillo Parte II. Y también, en el mismo diario mexicano, se publicó un artículo del escritor Luis Villoro. Proceso publicó una nota sobre un video de Oscar Menéndez sobre el dirigente fallecido. La tierra le sea leve y su recuerdo, duradero.

FALLECIO "EL TIGRE" AZCARRAGA MILMO, ZAR DE LAS COMUNICACIONES EN ESPAÑOL

Emilio Azcárraga Milmo (Q.E.P.D.), falleció en Miami, EUA, el 16 de abril de 1997, a los 67 años, al parecer de un cáncer incurable. Sus restos fueron incinerados en Miami y sus cenizas depositadas, en una ceremonia privada, en la Basílica de Guadalupe de la ciudad de México. La prensa hizo muchos comentarios, señalando entre otras cosas, que dejó "un imperio de comunicaciones electrónicas e impresas valuado en unos 3 mil 800 millones de dólares americanos, o 30 mil 591 millones de pesos mexicanos. Un mes antes de su muerte decidió dejar las riendas del imperio en manos de su hijo Emilio Azcárraga Jean, el tercer Azcárraga que ha comandado Televisa.

EL PODER DE TELEVISA

Televisión Vía Satélite (Televisa), ha tenido una importante participación en el extranjero en cadenas televisivas de Estados Unidos y América del Sur, Canal 4 de Perú, Sistemas Radiofónicos de Perú, Televisión Pública Española, Galavisión y Eco, en Estados Unidos y en el mundo, etc.

Igualmente ha tenido intereses en la industria de audio, con firmas como América, Fonovisa, Melody, Musivisa; en medios impresos como el diario Ovaciones y las revistas Eres, Somos, Tv y Novelas, Vanidades y Cosmopolitan, etc.

Televisa además es dueña de los clubes mexicanos de futból de primera división América, Necaxa, Atlante y Guadalajara, además del estadio Azteca, uno de los más grandes del mundo, recientemente rebautizado con el nombre de Guillermo Cañedo, socio y gran amigo de El Tigre.

Azcárraga Milmo, se definió siempre al servicio del PRI, el partido de Salinas de Gortari que no ha cedido el poder desde hace más de 50 años, mexicano como ``un soldado del PRI y del Presidente de la República``.

Extendió su influencia a la postproductora Qualli, y era accionista mayoritario en la empresa de publicidad exterior Vendor; fue dueño de la empresa Jets Ejecutivos.

Se amplió a Cablevisión, Radiopolis, Consorcio Pegaso, Grupo Telesistema, Grupo Televisa España, Distribuidora Intercontinental, Dibujos Animados Diamex y Editorial Ziff-Davis, posiblemente el mayor monopolio mundial de revistas de computación, con publicaciones en Estados Unidos, Canadá, Europa...

También tenía una fuerte participación en Publicaciones Espamex, Red Televisiva Megavisión, Telemercadeo Alameda, Unión Ibérica de Radio, Univision Network Hold , Georgette Mosbacher Enterprises, Promotora Las Campanas y Promoindustrias Metropolitanas, entre otras.

OPINIONES

El novelista mexicano José Agustín declaró: "Emilio Azcárraga fue parte intrínseca del sistema político mexicano, un personaje cuya presencia ciertamente se hizo sentir y fue esencial para los gobiernos priístas."

"Sin duda, logró crear un imperio televisivo impresionante y penetró profundamente en Latinoamérica; pero su manera de hacer televisión, especialmente para el pueblo (``los jodidos siempre estarán jodidos``) fue devastadora: deformó la identidad nacional; impulso estereotipos; exprimió los mitos populares; propició el autoritarismo y la prepotencia; alentó el machismo, el sexismo, el racismo y el analfabetismo funcional; fomentó ideales de una materialidad elemental, pero sobre todas las cosas se esforzó por manipular al público para que fuera menor de edad ad eternum."

"Es una pena su muerte, por supuesto, pero esperemos que esta signifique también el fin de los viejos moldes de hacer televisión en México".

"EL TIGRE" POR "EL TIGRE"

Azcárraga, por su parte, decía respetar al público: "... hay que respetarlo, la gente es inteligente. Dicen que manipulamos a las masas... Eso es una mentira enorme, no puedes manipular a las masas, no son tontas, saben muy bien lo que quieren y tienen un sentido increíble de percepción de valores."

Creó un estilo de hacer televisión y un imperio que han generado severas críticas, pero que han logrado aceptación masiva, o penetración impositiva, según algunos.

En 1993, Azcárraga señaló en una conferencia de prensa, algunos de los principios de su estilo de hacer televisión: ``México es un país de una clase modesta muy jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil. La clase media, la media baja, la media alta, los ricos como yo, no somos clientes, porque los ricos no compramos ni madre. En pocas palabras, nuestro mercado en este país es muy claro: la clase media popular. La clase exquisita, muy respetable, puede leer libros o Proceso, para ver qué dice de Televisa...``.

En la misma conferencia defendió las telenovelas, uno de los ejes de Televisa, y que hoy frecuentemente son sinónimo de México en otros países: ``Históricamente se considera que la cultura existe nada más en los libros, que esta significa muchas cosas excepto (tele)novelas, porque éstas carecen de calidad y hasta vergüenza da hablar de ellas. Lo importante en este caso es que la gente que enciende un aparato receptor lo hace de manera voluntaria."

"Entonces puede escoger lo que se le hinche la gana. La respuesta que tenga es mucho más importante y verdadera que cualquier reconocimiento cursi que pueda haber, sea el Oscar, los premios de Cannes y toda esa mierda que existe. Lo que vale es cuando uno se enfrenta a un auditorio de millones de personas y estas deciden sintonizar algo que además de alegría les ofrece un entretenimiento sano y que les brinda satisfacción interna``.

EL FRENTE ZAPATISTA DE LIBERACION NACIONAL EN MEXICO

CARTA DEL EZLN A ZAPATA, DURANTE EL CONGRESO:

Igualmente, se cumplió un aniversario más del asesinato en 1919 del legendario héroe de la Revolución Mexicana, el indígena y campesino Emiliano Zapata. Y el día 10 de abril, un día antes de finalizar el Congreso, el Frente Zapatista de Liberación Nacional, publicó una carta político literaria dirigida al Emiliano Zapata. Transcribimos la carta publicada, entre otros medios, en el diario mexicano La Jornada, ya que fue una de las noticias importantes que, de algún modo, acompañaron cronológicamente al Congreso:

"Carta al jefe Zapata``
10 de Abril de 1997.
Al: General Emiliano Zapata.
Jefe Máximo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
Allá donde vive de por sí.
Mi General:

Con la novedad de que aquí seguimos, Don Emiliano, aquí estamos. Ya sabrá usted que le escribo a nombre de todos los hombres, mujeres, niños y ancianos de éste su Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Aquí estamos mi General, aquí seguimos. Aquí estamos porque estos gobiernos siguen sin memoria para los indígenas y porque los ricos hacendados, con otros nombres, siguen despojando de su tierra a los campesinos. Como cuando usted llamó a luchar por la tierra y la libertad, hoy las tierras mexicanas se entregan a los ricos extranjeros. Como entonces pasó, ahora los gobiernos hacen leyes para legitimar el robo de tierras. Como entonces, los que se niegan a aceptar las injusticias son perseguidos, encarcelados, muertos. Pero como entonces, mi General, hay hombres y mujeres cabales que no se están callados y se luchan para no dejarse, se organizan para exigir tierra y libertad. Por eso le escribo a usted Don Emiliano, para que sepa usted que aquí estamos, aquí seguimos. Ya usted se acuerda de lo que le escribió a un presidente de los gringos que se llamaba Woodrow Wilson, porque es bueno que los gobiernos extranjeros sepan y entiendan de la lucha de los mexicanos. Y entonces usted le escribió aquello de... ``Y es que los hacendados, de despojo en despojo, hoy con un pretexto, mañana con otro, han ido absorbiendo todas las propiedades que legítimamente pertenecen y desde tiempo inmemorial han pertenecido a los pueblos indígenas, y de cuyo cultivo éstos últimos sacaban el sustento para sí y para sus familias``. Y eso fue en 1914. Ahora, en 1997, la historia no ha cambiado.

Hay ahora leyes que atacan la propiedad comunal y el ejido, que favorecen el acaparamiento de tierras, que permiten la venta de nuestras riquezas a los dineros del extranjero. Y estas leyes fueron hechas por los malos gobiernos mexicanos, ``neoliberales`` les llamamos nosotros, que manejan este país, el suyo y nuestro, mi General, como si fuera una hacienda en decadencia, una gran finca que hay que poner en venta con toda la peonada, o sea los mexicanos, mi General, incluida. Sí, tiene usted razón Don Emiliano, es una vergüenza. Y nosotros no pudimos vivir ni morir con esa vergüenza y entonces nos recordamos de la palabra ``dignidad`` y nos recordamos de vivirla y de morirla, y dale que nos alzamos en armas, y que le decimos a todos que ya basta, que hasta aquí nomás, que ya no, que exigíamos techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, independencia, democracia, libertad y paz, y que decimos que todo va en la democracia, la libertad y la justicia, y que para todos todo, y que para nosotros nada, y muchos oídos y corazones nos escucharon sus palabras de usted, mi General, que se hablaron en nosotros.

Como en sus días, Don Emiliano, los gobiernos han querido engañarnos. Hablan y hablan y nada que se cumple, como no sean las matanzas de campesinos. Firman y firman papeles y nada que se haga realidad, como no sean los desalojos y persecuciones de indígenas. Y también nos han traicionado, mi General, y Guajardos y Chinamecas no les han faltado, pero resulta que nosotros no muy nos dejamos matar. Como que aprendimos, Don Emiliano, como que vamos todavía aprendiendo. Total que no lo aburro, mi General, para qué si son cosas que ya usted sabe, porque de por sí usted es nosotros. Y ya ve, siguen los campesinos sin tierra, siguen los indígenas olvidados, siguen los malos gobiernos, siguen los ricos engordando, y, eso sí, siguen las rebeliones campesinas. Y seguirán mi General, porque sin tierra y libertad no hay paz. Ahora andan los gobiernos diciendo que no hay guerra porque la ley dice que no hay guerra. Pero sí hay, mi General, por eso somos ejército de usted, porque antes la guerra era nomás de allá pa`cá, y ahora será también de acá pa`llá. Y si quieren matar campesinos, pues tendrán que morir gobiernos. Porque a las exigencias justas no se les contesta con muerte, porque viene muerte de retache. Viera que las demandas de democracia, libertad y justicia se responden con verdad, otro baile tocaría la historia. Pero ahora no, mi General, ahora pura destrucción toca la música ésa que le llaman historia...

Pero así como en aquellos días, mi General, hay ahora personas de pensamientos y corazón grande. Hay, por ejemplo, un señor, Fernando Benítez se llama, que escribió una gran obra que se llama Los Indios de México y en esa obra explica que la historia moderna, ésa que escriben los gobiernos y poderosos, se hizo para hacer invisible a la población indígena, Así hacen de por sí los malos gobiernos, Don Emiliano, usted lo sabe. Piensan que olvidando o matando un problema, éste queda resuelto. Pero el problema éste que somos los indios, no nos dejamos olvidar.

Tenemos que luchar para tener un lugar en este país y en su historia, la de a deveras, tenemos que hacernos ver, que nos vean, que nos tomen en cuenta. Y eso sólo puede ser con la justicia. Y sí, mi General, así como usted, nosotros entendimos que la tierra y la libertad, la memoria pues, sólo se puede hacer cierta en la justicia. Por eso nos alzamos en armas, como usted nos enseñó Don Emiliano, por libertad y justicia. Y también vimos, como usted, que sólo podían conseguirse con democracia. Y entendemos, como usted, que tenemos que luchar contra los malos gobiernos para obtener lo que nos pertenece. Muchos son los campesinos sin tierra en México, Don Emiliano, muchos los indígenas olvidados. Unos y otros les estorban a los malos gobiernos y a los grandes ricos. Unos y otros son perseguidos por los ejércitos y las policías, criminales como los que los mandan. Pero indígenas y campesinos sin tierra, los muchos que no somos muchos somos también en la rebeldía y en la pelea. Como usted somos, mi General, así mero, rebeldes y luchadores.

Y nomás le escribía yo, mi General, para decirle que aquí estamos, aquí seguimos, y aquí seguiremos aunque nos persigan con armas y con mentiras, aunque nos quieran comprar, aunque nos quieran engañar, aunque nos quieran olvidar. Aquí vamos a seguir porque nosotros escuchamos muy adentro y porque hicimos nuestras esas sus palabras de usted que dijeron: ``Que sigamos luchando y venzamos a aquellos que hace poco se han encumbrado, que ayudan a los que han quitado tierras a otros, los que para sí hacen muchos dineros con el trabajo de quienes son como nosotros, esos burladores en haciendas, ese es nuestro deber de honra, si nosotros queremos que nos llamen hombres de vida buena y en verdad buenos habitantes del pueblo``.

Ya por último nomás le cuento Don Emiliano, pa`que se ría usted un rato, que estos malos gobiernos que tenemos todavía se están creyendo que pudieron asesinarlo a usted en esa tarde de abril de 1919. No saben que usted no se murió, que simplemente usted se hizo nosotros y que así se fue escondiendo y apareciendo en nosotros y en todos los campesinos sin tierra, en todos los indígenas olvidados. Ya ve usted mi General, qué desmemoriados salen estos gobiernos. Olvidan lo más importante, lo que usted y nosotros sabemos bien, Don Emiliano, es decir, que Zapata vive, que la lucha sigue.

Vale mi General Zapata. Salud y mucho corazón, porque todavía faltan muchas cuentas que hacer cabales en las tierras mexicanas.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
México, Abril 10 de 1997"

Zapata, por David Alfaro Siquieros

Zapata, por David Alfaro Siquieros



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...