Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 82 - Pluralidades
Publicación de agosto, 2003.
Página previa Página siguiente

Editorial

  Editorial por José Tlatelpas   (version pdf)

En este mes islas del Pacífico y del Atlántico, Cuba, Haití y Filipinas llenan nuestras páginas. A través de los siglos, sus pueblos han conquistado muchos honores en la historia universal, ganados con valentía, dignidad, inteligencia y alegría. De los vientos hurakanados del Caribe nos vienen otras noticias, sorprendentes, agradables, tristes, memorables. El 26 de julio se cumplieron 50 años del Asalto al Cuartel Moncada. Parece que fue ayer.

El Caribe es como un túnel mágico, de fuego, danzas, rocas, mar inmenso, música, inteligencia, calidad humana y sorpresas. De ahí surgieron, la primera lucha por independencia y soberanía contra la colonización europea y la primera declaración por la abolición de la esclavitud negra en América. El 16 de agosto de 1791 surgió la primera sublevación importante de esclavos, en Haití. Ahí aparece como líder Toussaint Louverture, quien fue después Gobernador General durante la Colonia. En 1801 Toussaint tomó la capital y liberó a los esclavos. Francia lo apresó y los libertadores rebeldes proclaman la independencia de Haití el primero de enero de 1804. Esta lucha estuvo dirigida por Toussaint Louverture, Juan Jacques Dessalines, Henri Christophe, Petión y por Boyer, quien más tarde unificó al país.

Del Caribe también surgió la lucidez antiimperialista de José Martí, héroe, poeta, narrador, crítico social, mártir y ejemplo para la cultura de América y los países del mundo, no de un "Tercer Mundo". Pues no creo que debamos llamar a nuestros países así. Porque América Latina, África y Asia no son terceros de ningún otro país, ni continente. Y segundos tampoco, somos primeros países, iguales a los demás, constituidos, entendidos, amados, experimentados como países de primera. Y los hispanoamericanos somos ciudadanos del mundo, tan primeros como los más primeros y tan iguales como el más igual.

Cuba también aportó un tesoro musical durante esta etapa, dentro y fuera de sus fronteras. En lo personal, primero que nadie a mí me gusta la música de Félix Chappottín y Miguelito Cuní, de Chano Pozo, y del "Bárbaro del Ritmo", Benny Moré, a quien no resisto la tentación de describir aquí en los mismos términos que en su canción él describió a don Pachito Eché.

"Pues sí, señores, esta es la verdad:
Hay un señor de talento y razón,
inteligente, despierto y gentil,
que rinde culto siempre al corazón. "

Así, exactamente, era el gran Benny Moré.

Recién hemos perdido a dos grandes de la música cubana, el 14 de julio al inolvidable cantautor Compay Segundo (Son de la Loma, Guantanamera) y a Celia Cruz, el 16. De ella recordamos sus alegres guarachas. Y, claro, su relación con La Matancera y algunos músicos cubanos "fuera de Cuba" (porque no todos los "cubanos fuera de Cuba" fueron necesariamente "cubanos en el exilio") quienes a veces mostraron simpatía por el nuevo gobierno de Cuba y a veces no. Y en muchas ocasiones estaban en una situación confusa en la que no sabían políticamente qué rumbo tomar. Es el caso de muchos músicos cubanos, quizá también el de Celia Cruz, La Reina de la Guaracha y la simpatía, de quien el periódico Granma dijo que fue una "importante intérprete cubana, que popularizó la música de nuestro país en Estados Unidos". Y agrega que: "durante las últimas cuatro décadas se mantuvo sistemáticamente activa en las campañas contra la Revolución Cubana generadas desde Estados Unidos, por lo que fue utilizada como ícono por el enclave contrarrevolucionario del Sur de la Florida".

El Viceministro de Cultura de Cuba, Rafael Bernal, señaló que el pueblo cubano y las autoridades culturales reconocen a Celia Cruz como una gloria de la cultura y de la música popular. Y dijo: "(Celia Cruz) ha tenido siempre este reconocimiento, lo cual se puede interpretar como un homenaje permanente. No sé si se le va a organizar un homenaje, pero lo que si puedo asegurar es que ha habido un reconocimiento a su calidad artística, no a su posición política".

Yo creo que Celia y Compay difundieron con muchos otros la cultura cubana en América Latina y en todo el mundo. Y creo que lo hicieron de una manera inolvidable. Yo pienso que Celia y los demás músicos que quedaron fuera de la isla no fueron realmente personajes dedicados la política. Pero quizá quién definió mejor su posición fue la misma Celia cuando dijo que: "... de política no sé nada. Mi vida es la salsa". Y en la música, eso sí, siempre fue una reina.

En realidad quizá la mayoría de los artistas cubanos en el exterior no fueron en realidad opositores contumaces de la revolución de su país y la mayoría de ellos quizá no tuvieron formación política para saber con profundidad y rapidez lo que estaba pasando; por lo que procedieron más por ignorancia que por maldad, más por ingenuidad que por animosidad. Yo creo a veces actuaron con apresuramiento y que fueron atrapados en una situación difícil. Desde el principio estos artistas fueron usados para defender posiciones políticas, de un lado y del otro. También creo que le faltó a la Revolución Cubana tener la lucidez de entender y saber manejar esas diferencias con sus artistas en el extranjero, que más bien sufrían fuera de Cuba, querían triunfar, darse a conocer, y regresar a casa como estaban acostumbrados. Creo que hubiera habido menos ruptura y menos daño con una actitud más abierta y flexible. No se hubiera perdido tanto la fraternidad con todos esos grandes músicos cubanos, como sucedió. Me parece que fue un distanciamiento y un daño innecesario y doloroso, y sobre esto tal vez escribiré en otra oportunidad. Sin embargo, es más fácil decir años después lo que se pudo haber hecho, que resolverlo en su momento.

Fidel Castro, por otra parte, ha llevado, en lo general, una política digna, definida, clara, en defensa de la soberanía. Sin duda su huella quedará en la historia como un personaje de gran valor y, sin embargo, humano. Su gobierno ha estado en la controversia pública, principalmente por causa de las millonarias y a veces criminales campañas que en su contra han sido orquestadas por los Estados Unidos. Campañas en las que más pequeño error o movimiento de autodefensa del gobierno cubano es promocionado como un crimen gigantesco a través de campañas internacionales, inflando incidentes, maquillando criminales, ejecutando atentados, embates a los que Cuba resistido con dignidad, valor y gallardía.

Sin embargo, no ha estado del todo exento de errores el gobierno de la Revolución Cubana. Uno de los que a mí siempre me llamó la atención fue el desdén la Revolución Cubana a los movimientos de izquierda popular de México. En 1981 o 1982 mientras entrevistaba en México al escritor Roberto Fernández Retamar, de Casa de las Américas, critiqué el hecho de que los escritores y artistas de la verdadera izquierda mexicana nunca tuvieron espacio en las publicaciones cubanas. Casa de la Américas era un lugar donde estos artistas esperaban tener simpatía y reconocimiento, y sin embargo fueron prácticamente vetados ahí. Muchos de estos creadores quedaron en el olvido, vetados en Cuba, en el mundo y proscritos en México. Algún día las investigaciones culturales y los críticos más lúcidos habrán de retomar esta etapa cultural de represión y lucha en América Latina. Cuando le planteé el asunto a Fernández Retamar me dijo que había que entender que el gobierno cubano tenía relaciones diplomáticas con el gobierno mexicano y que no era una situación fácil. Y en ese sentido, es cierto, el gobierno cubano hizo bien en ser respetuoso, en no intervenir en las cuestiones mexicanas. Pero creo que eso no significaba que se tuviera que desdeñar a los movimientos culturales de izquierda en México.

Quizá ningún país hispanohablante defendió su soberanía, su autonomía y la autodeterminación como la ha hecho Cuba en estos años. Medio siglo de dignidad y autodeterminación en América Latina. Cuba también nos dio el placer en haber escuchado las bellísimas canciones de Benny Moré, Compay Segundo, La Orquesta Aragón, Bienvenido Granda, Celia Cruz, Laíto, Jorrín y muchos más... en haber visto los logros maravillosos de los músicos cubanos, sus artistas visuales, sus narradores y poetas... muchos éxitos en educación, cultura y en la ciencia. Y, claro, también nos enorgullecemos de la aportación extraordinaria de la música afroamericana a las orquestas y grupos musicales del mundo. Porque fueron los negros y mulatos de nuestro continente: mexicanos, cubanos, dominicanos, portorriqueños, colombianos y venezolanos quienes tuvieron primero la oportunidad de influir mundialmente, primero en las orquestas de América latina y en las norteamericanas, luego en las europeas y finalmente en los propios grupos de África. Quizá esto fue así porque tenían una proximidad mayor con los países que controlaban los medios de difusión masiva y la producción comercial de música a nivel internacional. De todos modos, la gran cultura africana se expresó por sus hijos de ultramar.

Tampoco podemos pasar por alto la nominación al Premio Nóbel de la Paz para mi amigo el haitiano Gérard Pierre-Charles, con quien en 1981 publiqué una revista de homenaje a la cultura haitiana, cuando yo era director del Departamento de Literatura del Instituto Politécnico Nacional en México. El es una persona afable, inteligente, auténtica. Un hombre que ha dedicado su vida con responsabilidad y entrega a darle un cuerpo ideológico, político, un marco de referencia moderno e informado a su país y al Caribe.

Es preciso recordar que Haití fue pionero en la lucha por la independencia en América Latina. Sus héroes son, como decía López Velarde, héroes a la altura del arte. Por cierto que Simón Bolívar, uno de los libertadores de América, fue de algún modo refugiado político en este país. Y ahí aprendió de la experiencia de los libertadores haitianos. Haití ha contado con artistas de gran calidad como Martha Jean Claude, una extraordinaria cantante y compositora que vivió muchos años en Cuba (invitada por Celia Cruz, antes de su autoexilio) y que creó canciones bellísimas. Por cierto, Jean Claude cantó también con la Sonora Matancera.

Gérard ha sido nominado el Premio Nóbel 2003 y nosotros como revista saludamos su nominación, la apoyamos y le deseamos un gran éxito, que consideramos merecido. El ha sido uno de los principales ingenieros del nuevo pensamiento haitiano. A través de sus investigaciones creó un sólido marco de referencia con el cual se puede juzgar, entender y planificar mejor la política haitiana a futuro. De manera que su trabajo de investigación, estudio y análisis sobre el Caribe es imprescindible para entender esta parte del mundo. Gérard siempre ha contado con el apoyo de su compañera, Susy Castor, una persona inteligente, informada y totalmente solidaria, quien también ha aportado investigación y claridad a los estudios del Caribe.

La Guirnalda Polar saluda y recomienda la candidatura del Dr. Gérard Pierre-Charles. Consideramos que es un premio totalmente merecido para un luchador por la democracia, los derechos humanos y la paz. También es un justo reconocimiento por haber contribuido a vincular en la hermandad a los pueblos del Caribe con América Latina. Y por haber promovido con sinceridad los derechos humanos de una manera incansable, por décadas, tanto en el exilio como en el propio Haití.

Celia Cruz (1924-2003): “Creo que siempre voy a estar viva en la gente... Además, el día que yo me muera quiero que toda la noche haya música bien fuerte, pero tiene que ser la mía. No voy a aceptar que en mi velatorio pongan otra guarachera"

Celia Cruz (1924-2003): “Creo que siempre voy a estar viva en la gente... Además, el día que yo me muera quiero que toda la noche haya música bien fuerte, pero tiene que ser la mía. No voy a aceptar que en mi velatorio pongan otra guarachera"

Celia Cruz (1924-2003): “Creo que siempre voy a estar viva en la gente... Además, el día que yo me muera quiero que toda la noche haya música bien fuerte, pero tiene que ser la mía. No voy a aceptar que en mi velatorio pongan otra guarachera"

Celia Cruz (1924-2003): “Creo que siempre voy a estar viva en la gente... Además, el día que yo me muera quiero que toda la noche haya música bien fuerte, pero tiene que ser la mía. No voy a aceptar que en mi velatorio pongan otra guarachera"



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

  1. Editorial
    Editorial por José Tlatelpas
    (ver versión en pdf)
  2. Poemas de Edwin Lozada
    Poesía por Edwin Lozada
    (ver versión en pdf)
  3. Edmundo Farolán, Poeta Hispano-filipino y de Itinerancias
    Otro por Manuel García Castellón (University of New Orleans)
    (ver versión en pdf)
  4. Introducción a Tercera Primavera
    Otro por Edmundo Farolán
    (ver versión en pdf)
  5. Permanencia y Perspectivas de la Hispanidad en Filipinas
    Otro por Manuel Montoya
    (ver versión en pdf)
  6. LITERATURA HISPANOFILIPINA: PASADO, PRESENTE Y FUTURO
    Otro por Edmundo Farolán
    (ver versión en pdf)
  7. Gracias Madre....Perdóname niño
    Poesía por Jessnell Patanao
    (ver versión en pdf)
  8. ABIERTA LA MUESTRA Y VENTA DE IMPRESIONES Y LITOGRAFÍAS ORIGINALES DE WALTER REUTER
    Artículo por Jesús de León
    (ver versión en pdf)
  9. ¿EXISTEN EVIDENCIAS DE LA RELIGIÓN AFRICANA EN MÉXICO?
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  10. EL INAH PREPARA 12 DICCIONARIOS GRÁFICOS PARA APRENDER LENGUAS INDÍGENAS
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  11. "PERSONAS, OBRAS, COSAS", LIBRO DE HENESTROSA EN EL QUE SE TRASLUCE LA CLARIDAD DE IMAGEN Y EL GUSTO
    Artículo por Homero Bazán
    (ver versión en pdf)
  12. Exposición colectiva de Arte Canadiense Mexicano
    Artículo por Bfly Atelier
    (ver versión en pdf)
  13. De la Leyenda de los Cromos
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  14. LA SITUACIÓN DE LOS MIGRANTES EN LA FRONTERA SUR DEL PAÍS, MARCADA POR LA ESCLAVITUD SEXUAL
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  15. “Si Dios me da fuerza y nací para cantar, cantaré”: Petrona Martínez
    Entrevista por José Tlatelpas
    (ver versión en pdf)
  16. Gérard Pierre-Charles nominado al Nóbel de la Paz
    Artículo por Comité Pierre-Charles por el Premio Nóbel
    (ver versión en pdf)
  17. Gerard Pierre-Charles un luchador por la paz
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  18. Modelos de cartas de apoyo a la nominación de Pierre-Charles
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  19. Exposición de Shinobu Tobita y Kazuyoshi Tlacaelel en Japón
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
Loading...