Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 79 - Andando y Recordando
Publicación de mayo, 2003.
Página previa Página siguiente

Yo Sería el Mar...

  Poesía por Dorothy Godlinski   (version pdf)

Dorothy Godlinski es una poetisa del Canadá, de Europa, de los pliegos del universo. Acurrucada en sus sensaciones nos lleva en una barca azul por su libro "Yo Sería el Mar" (I would be the sea). En este libro Godlinski escribe poemas íntimos y concentrados, escritos con amor y con cuidado. Es de notar que estos poemas están escritos por su propia autora en francés, portugués, italiano, inglés y castellano. Una delicia leer y escuchar sus creaciones de íntima ternura e imágenes vitales. (J.T. )

La Hoguera

Desde el jardín de enfrente
les vi llegar y pasar.
Pasó una banda de gitanos
y yo les seguí detrás.


Sentada cerca a sus tiendas
les vi tocar y bailar
allí, al amor del fuego
allí, en la trémula luz.

Salió un joven gitano
y en esa trémula luz
brillaba el rostro de bronce,
cabello carbón azul.

Desde el jardín de enfrente
les vi pasar y partir.
Les salude sonriendo
y tal vez me miró el gitano.


Entre las llamas de hoguera
sigue la trémula luz,
brilla el rostro de bronce,
cabello carbón azul.

Marzo 1995

Temperamentos

¿Por qué me miras a mí
como mira la luna
lejana, luciente
sobre una tempestad nocturna
cuando coléricas olas se quiebran
por su luz amarilla?

¿Por qué me miras así
como si fueras el Sol
soberano, riendo
en un día de fuego que quema el polvo,
que se llena
de sangre, de sed?

¿Por qué me miras a mí
como si supieras
que la tierra te ama,
que te busca la tarde oscura,
que te perdió la melancólica cumbre,
ciega de soledad?

¿Por qué me miras así en el flemático aire que corre,
en la fría mañana de piel rociada,
tapadita en su poncho solar?
Si desde el cielo azul sigues mirando
¡no me mires así!

Abril 1995

Junto a la mar

Junto a la mar, como
Un árbol solitario
Amarrado a la arena, las olas
Nada me llevaban sino conchas vacías...

Cuando de repente, me caíste: una perla
A mi lado. Entonces mis
Raíces alcanzaron las aguas, y mis hojas
La luz en el cielo, mientras celosamente
Ocultaba mi tesoro al amor de mi
Sombra.

Julio 1995



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...