Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 80 - Encuentros
Publicación de junio, 2003.
Página previa Página siguiente

CRÓNICAS ROMANAS Y LOQUITAS PINTADAS, LIBRO QUE NARRA UN MUNDO DONDE IMPERAN LOS BAJOS INSTINTOS

  Artículo por José Lara   (version pdf)

El rostro de Ignacio Trejo Fuentes es el de un centinela de la literatura ya entrado en años. Su mirada tiene el reflejo de todas las historias posibles y sus facciones son finas y afiladas como el humor negro que distingue sus escritos. Al creador de "Hace un mes que no baila el muñeco", le apasiona la vida bohemia y urbana (lo mismo que el futbol), y cuando de ese universo que puebla su memoria, reverdece alguna de estas historias, sufre, ríe y se regodea, porque vive nuevamente el instante.

Con agrado, el autor recuerda el palíndroma que el escritor Pepe de la Colina escribió a propósito de su libro Crónicas Romanas publicado en el año de 1990: Amor a la Roma rememora Nacho Trejo, quien celebra la reedición de dos de sus obras más representativas.

Se trata de Crónicas Romanas y Loquitas pintadas (1995) reunidas en un solo libro, editado por la Dirección General de Publicaciones del Conaculta dentro de la colección Lecturas Mexicanas y presentado el pasado miércoles en el Ex convento de San Lorenzo, donde Angélica Aguilera, Josefina Estrada y Lucía Rivadeneyra, así como la actriz Eréndira Márquez, acompañaron al periodista y escritor.

"Una colonia huele distinta de otra" afirma categórico el autor de estas crónicas que, en palabras de Josefina Estrada, narran el mundo sórdido que a Ignacio Trejo Fuentes tanto le fascina. Un mundo donde imperan los bajos instintos, donde se aplaude al que mejor se revuelca en su vómito, o donde da lo mismo tragar orines que cerveza, comer o defecar o ser escupido o besado.

No emito juicios éticos o morales, dice la periodista, sino que doy fe de la realidad que nos enseña el autor. Es un libro que toma el curso de un segmento de nuestra sociedad: los personajes que aparecen en la nota roja, los que terminan en una fosa común, los que defecan en un manicomio, las hermosas prostitutas y los niños de la calle. Ignacio Trejo no inventa, esos seres no son resultado de su imaginación, él tuvo la gracia de acercarse a ellos para que le contarán su vida, pero él también es personaje de la Roma, igualmente ha vivido sucesos desgarradores como el mejor de los romanos.

Cuando paso por la colonia Roma se me rompe el corazón, dice consternado Nacho Trejo, porque la veo en penumbra y deteriorada de su arquitectura. El humor de las crónicas es un reflejo de esperanza ante la pérdida de espacios que experimenta no sólo esta colonia, sino toda la ciudad, comenta.

La colonia Condesa por ejemplo, tenía muchas calles para caminar, ahora esto es casi imposible porque se han instalado muchos negocios de comida al estilo europeo; la avenida Álvaro Obregón ya no es la misma, antes estaba poblada de cantinas y burdeles, hoy, de espacios culturales. De ninguna manera esto es malo pero habla de los procesos de cambio que experimenta la ciudad; la Roma, en este sentido, se transformó significativamente después del sismo de 1985 con la retirada de sus habitantes originales. A partir de este suceso la colonia se empobreció.

La colonia Roma proviene de la época porfiriana, continúa el autor, es "hermanita" de la colonia Santa María la Ribera y esto se aprecia en su herrería y balcones; primero la habitaron personas de clase alta que después se fueron a vivir a San Ángel y luego fue refugio de la clase media; el noventa por ciento de esa población éramos originarios de los estados.

Pese todos estos cambios, asegura Trejo Fuentes, este tipo de colonias tiene una identidad permanente, que es definida por la arquitectura del lugar y las características de sus habitantes. "La Roma es amor" dice, y éste sentimiento sólo le nace al que ha vivido en lugares como la Condesa, Tepito, la Guerrero, la Bondojito y ciudad Neza, Nezayork o Minezota como también se le conoce.

El crítico, bohemio y ensayista Ignacio Trejo Fuentes, uno de los más profesionales ensayistas mexicanos

El crítico, bohemio y ensayista Ignacio Trejo Fuentes, uno de los más profesionales ensayistas mexicanos



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...