Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 80 - Encuentros
Publicación de junio, 2003.
Página previa Página siguiente

EL MOVIMIENTO REPENTISTA CUBANO VIVE SU SEGUNDA ÉPOCA DE ORO

  Artículo por Alejandro Laborie   (version pdf)

San Luis Potosí, S.L.P.- Cuba cuenta con una tradición de repentistas que en estos momentos vive su segunda Edad de Oro, fundamentalmente por la formación de una gran cantidad de niños y jóvenes en el arte de la versificación improvisada.

Alexis Díaz, autor de Teoría de la improvisación. Primeras páginas para el estudio del repentismo, director y profesor titular de la cátedra Poesía Improvisada del Instituto Superior de Arte y subdirector del Centro Iberoamericano de la Décima y Poesía Improvisada, externó lo anterior durante su participación en el tercer Encuentro de Decimistas y Versadores de Latinoamérica y el Caribe.

Comentó que en Cuba se está viviendo la Edad de Oro de la improvisación: "Se habló de que la Edad de Oro del repentismo había sido en la década desde los años cuarenta, cuando Justo Vega y un grupo de grandes improvisadores irrumpieron con nuevos aires, sobre todo con los aportes del neopopularismo español a través de la lectura de los poetas de la Generación del 27".

En esa época se incorporaron muchos recursos literarios y los repentistas, decimistas y versadores, lograron por primera vez espacios en la radio y la televisión; lo que continuó en gran parte de la década de los cincuenta convirtiendo su actividad en un gran movimiento social, a tal grado que se llenaron los estadios de futbol para escucharlos.

Los protagonistas de esa primera Edad de Oro ya octogenarios y nonagenarios, reconocen que, en la actualidad, el movimiento del repentismo goza de una representación vital y fuerte en los medios de difusión.

Gran parte de la labor se debe a un proceso docente sistemático que creó una cátedra de poesía improvisada en el Instituto Superior de Arte de la Habana; la creación de 29 talleres de repentismo en todas las provincias de Cuba y la consolidación de un grupo de repentistas que trabajan como profesores para transmitir sus experiencias.

Lo anterior ha propiciado que la décima y la improvisación cubanas vivan uno de los mejores momentos de su historia.

"Tenemos ahora un verdadero movimiento juvenil de improvisadores, como no había existido antes; un movimiento infantil que no tiene comparación con ningún otro de cualquier parte del mundo. Siempre han existido niños precoces para improvisar, pero aislados y casi todos autodidactas, ahora contamos con un grupo organizado".

Anualmente se está organizando un seminario nacional de niños improvisadores. En el presente año se realizará el Festival de Repentismo Infantil, porque se han creado las condiciones, no sólo para que el repentismo esté vivo y presente en los medios de comunicación, sino para que tenga continuidad y dé un salto cualitativo con las próximas generaciones.

Desde la perspectiva de Alexis Díaz, la academización del movimiento repentista no le resta espontaneidad sino que lo enriquece, porque se está trabajando a partir del conocimiento de los valores de la improvisación con una metodología fría y alejada de la práctica, sino una metodología lúdica, creativa y participativa.

Para que se tenga una noción de hasta qué punto los niños "beben" de las raíces de la tradición y la ponderan por encima de cualquier acercamiento puramente académico, cabe recordar que en Cuba se había perdido una de las características más representativas de la tradición poética oral improvisada en todas las épocas y regiones del mundo, que es el uso de seudónimos, el empleo de nombres artísticos.

De ahí que los improvisadores de la década de los cuarenta se hicieran llamar El Indio de Naborí, El Jilguero de Cien Fuegos, El Elegante Caballero de la Décima Cubana o El Poeta de las Villas. Todos tenían un seudónimo sonoro producto de una herencia juglaresca. Los cubanos han rescatado esta tradición para los niños.

A todos los infantes que se matriculan en la cátedra de repentismo se les propone que adopten un seudónimo. Los pequeños se han autonombrado: El Cacique Repentista o El Huracán del Caribe, por ejemplo. Nombres sonoros y pintorescos que les hace sentir que verdaderamente pertenecen a una tradición.

Sus estudios incluyen las tradiciones latinoamericanas y la historia de la décima y el repentismo en Cuba. Sin embargo, sus instructores vigilan, con toda la seriedad del caso, que el movimiento no se convierta en un proyecto de laboratorio, sino que los egresados improvisen sabiendo de dónde vienen y hacia dónde van.

Para Alexis Díaz, la improvisación no es una característica propia del pueblo cubano, porque no se debe hablar de tradiciones aisladas o nacionales: "Creo que la tradición cubana de la improvisación está inserta dentro de la iberoamericana".

"Cuba es un país mestizo, básicamente formado por negros africanos y descendientes de españoles. De ambas tradiciones hemos incorporado la sabia de la poética popular, o sea la décima que llegó de España y las tonadas campesinas que son derivaciones de las tradiciones con las que se cantaban los villancicos y los romances; y también la incorporación de las percusiones y algunos cantos africanos. Un tópico digno de reconocer es que ha habido una gran cantidad de negros, mulatos y mestizos improvisadores desde el siglo XVIII".

La improvisación en Cuba se debe tomar como una parte del movimiento latinoamericano, pero no en forma exclusiva, porque la mayoría de los países del continente tienen población negra.

Por ultimo, Alexis dijo que el futuro del repentismo en Cuba es prometedor y sus mejores tiempos están por venir, sobre todo cuando esa gran cantidad de niños y jóvenes que hoy se están formando se incorporen de lleno al movimiento.

Repentistas cubanos: Gilberto Gutiérrez, Guillermo Velázquez, Alexis Díaz, Víctor Hugo Márquez (De izquierda a derecha)
Foto: Arturo López

Repentistas cubanos: Gilberto Gutiérrez, Guillermo Velázquez, Alexis Díaz, Víctor Hugo Márquez (De izquierda a derecha) Foto: Arturo López



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...