Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 82 - Pluralidades
Publicación de agosto, 2003.
Página previa Página siguiente

“Si Dios me da fuerza y nací para cantar, cantaré”: Petrona Martínez

  Entrevista por José Tlatelpas   (version pdf)

Tuvimos oportunidad de entrevistar a Petrona Martónez durante su presentación en el Folk Festival de la ciudad de Vancouver, Canadá, donde se presentó junto con muchos otros magníficos artistas de varias partes del mundo, durante el mes de julio de 2003.

Petrona Martínez es una compositora y cantante colombiana que se dio a conocer ya tarde, publicó su primer disco compacto en el año de 1999 y a sus 62 años pero que rápidamente se ha convertido en una de las favoritas del público colombiano, ha ganado una presencia internacional y ha sido nominada para los Grammys latinos. Lo que nos llama la atención es la autenticidad de las creaciones que ella y su grupo nos ofrecen. Sus composiciones están más integradas a describir la vida diaria que a los salones de baile o a las ventas. Y en sus orígenes la música negra en América acompañaba la vida diaria y era parte indivisible de ésta, no estaba hecha para bailes de salón ni era un producto principalmente comercial, como sucede hoy día con algunos músicos. Muchas de esas tradicionales canciones afro americanas fueron hechas para acompañar el trabajo, para conmemorar un suceso del pueblo, la familia o la persona. En el caso de doña Petrona y su grupo, nos relatan la vida de la aldea, de sus vecinos, sus sufrimientos trabajando en la venta de arena de río, la muerte de su hijo y la remembranza por el extraordinario personaje que fue su abuela. Todos estos trozos de su vida, tan cercana a la vida de nuestros pueblos en América Latina, las interpretan con amor y con respeto, haciendo ver muy claro que son su gente y que para ellos compone y canta. Su grupo incluye muy buenos tamboreros y sus interpretaciones desbordan energía, calidad y alegría. El grupo esta compuesto principalmente de miembros familiares, incluyendo a su hija Joselina, una excelente cantante también, sus hijos Alvaro, quien toca el tambor alegre, Guillermo Valencia, con el llamador, que es un tambor pequeño, Javier Ramírez quien toca la gaita y canta en el coro, Edwin Muñoz, en la tambora, Luis Castro con las maracas y totumas y Stanley Montero, también con la gaita. Petrona los ve a todos ellos como a sus hijos.

Petrona Martínez y su grupo, al igual que Totó La Momposina, son un ejemplo de la gran calidad de la música colombiana y una muestra de que la autenticidad y la cultura de nuestros pueblos rurales pueden tener valor un universal y una calidad indiscutible.

JT: Hola doña Petrona, gracias por sentarse a platicar con nosotros. Al escucharla de repente me recuerda algunas piezas de los magníficos compositores de merengue dominicano. ¿Hay alguna relación?

PM: No, el merengue dominicano se toca con acordeón, nosotros no usamos acordeón. Hay merengue vallenato, merengue, bullavallenato, paseo vallenato... Lo que yo canto es bullerengue... hay bullerengue sentado, bullerengue chalupa, son de sexteto en bullerengue, fandango en bullerengue...

Usamos un instrumento que se llama gaita que es como una flauta, tambor alegre, un xilófono que es como marimba, cantanica, se hace con trocitos de cañahuaula (madera) lo amarran y con una varita, se parece al catán... pero su sonido no es como la marimba, no es armónica, es más bien percutivo...

JT: Me imagino que aprendió de su familia y los músicos de su pueblo que le transmitieron buenas enseñanzas. ¿Qué cosa recuerda de las indicaciones que le dieron sus mayores?

PM: Bueno, que el bullerengue o nuestra música se compone de cantado, llamada y tambor...

JT: Algunos de sus mayores y maestros han de haber sido muy buenos cantantes...

PM: Si, había un tamborero muy bueno que le llamaban El Diablo, se llamaba Encarnación Tovar. Lo recordamos porque tocaba el tambor como ninguno.

JT: ¿Y cuando comenzó a aprender o se comenzó a adentrar a este mundo maravilloso de la música?

PM: Aprendí cuando era una niña como de 10 años, con mi abuela, en San Alejandro, San Pedro, San Basilio... Yo soy nacida y bautizada en San Cayetano Bolívar, Colombia.

A veces la música se cantaba en bailes para divertir señoras, pero la costumbre es que no tenían acceso señoritas, ni casadas ni enamoradas. Si el baile era de señoritas, era de señoritas, estaba prohibido que fueran casadas o embarazadas... si la fiesta era de señoras, sólo señoras. Los bailes se hacían por San Basilio de Palenque, el palenque de San Basilio. Recuerdo también que mi abuela iba llegando a San Antonio, iban a ensayar pa’l 13 de junio, tocaban desde la noche...

Mi abuela era Orfelina Martínez y también aprendí de mi madrina y mi tía, Tomasita. Ellas me criaron ya que por motivos de salud mi mamá no pudo atenderme. Mi abuela cantaba y bailaba y componía canciones sobre nuestra vida diaria, como una composición que se llama la crítica. La compuso por una gallina que se le perdió... Cuando a mi abuela le gustaba una canción...nos la cantaba... me acuerdo de una... "Mi Loro" ... ella lo compuso: "se va mi loro para su loral... ronda la golera...."

Mi abuela lo cantaba yo lo oía y escuchaba, yo recuerdo una cangrejito, un intercambio de voces, una cantaba y la otra respondía. Lo más bonito, me acuerdo, era cuando cantaba... tenía una tabla, una tarima y ahí se subía a cantar... cuando yo actúo yo me siento como si fuera ella, como si ella fuera la que fuera que cantara.

A veces que yo cantaba y me equivocaba y ellas se reían (y hacían ruido con la boca, así como besando el aire) y cantaban la estrofa otra vez, ella me la cantaba otra vez despacito para que la aprendiera bien. Mi abuela era dobladora de tabaco y ahí se ponía a cantar... y hacía sus ollas de barro y ahí cantaba... y yo estaba barriendo, cocinando o lavando ...y estaba cantando.

Mi abuela se llamaba Josefina Llerena. Mi hija también canta.

Yo empecé a presentarme en público con unos señores mayores, yo me iba a Cartagena con los señores, allá por 1983, 1984. El grupo se llamaba Los Tambores de Malagana

JT: ¿Y aprendió también de otras personas?

PM: Sí, de Juan Valdez y Polo Valdez de San Cayetano, y de parte de mi papá de Manuel Salvador "Cayetano" Martínez , él compuso "Lágrimas de mentira", era compositor de cumbia, bullerengue, décimas, polla negra, sones para danza de negros.

JT: ¿Cómo era esa danza de negros?

PM: La danza de negros usa palmeros que son como tablitas que se ponen en las palmas de las manos, y los músicos aplauden con esas, los bailadores se pintan de negro y forro, pero los músicos no. Y "la negra" es la que hace animación o travesuras, se disfraza uno de los bailarines, y danza con los negritos, esa es al negra, y juega con la gente usando una rama de tamarindo.... Mi hijo que murió bailaba esta danza y le compuse una canción que se llama "Rama de Tamarindo".

JT: Sí, tengo entendido que con esa bella canción cierra sus conciertos. Creo que es una muestra más de que la música popular puede albergar sentimientos elevados y actitudes humanas de calidad, lo que la hacen muy superior a los productos comerciales, que frecuentemente carecen de profundidad.

Doña Petrona, sabemos que tiene que marcharse por estar cansada después del concierto de hoy. Gracias por compartir su conocimiento con nuestros lectores, esperamos que los jóvenes compositores de música afro americana sigan su ejemplo de autenticidad y entrega.

“Si Dios me da fuerza y nací para cantar, cantaré”: Petrona Martínez

Foto: Edición artística de J.R. Ruiz sobre una foto original de Claudia Cuello.

“Si Dios me da fuerza y nací para cantar, cantaré”: Petrona Martínez Foto: Edición artística de J.R. Ruiz sobre una foto original de Claudia Cuello.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

  1. Editorial
    Editorial por José Tlatelpas
    (ver versión en pdf)
  2. Poemas de Edwin Lozada
    Poesía por Edwin Lozada
    (ver versión en pdf)
  3. Edmundo Farolán, Poeta Hispano-filipino y de Itinerancias
    Otro por Manuel García Castellón (University of New Orleans)
    (ver versión en pdf)
  4. Introducción a Tercera Primavera
    Otro por Edmundo Farolán
    (ver versión en pdf)
  5. Permanencia y Perspectivas de la Hispanidad en Filipinas
    Otro por Manuel Montoya
    (ver versión en pdf)
  6. LITERATURA HISPANOFILIPINA: PASADO, PRESENTE Y FUTURO
    Otro por Edmundo Farolán
    (ver versión en pdf)
  7. Gracias Madre....Perdóname niño
    Poesía por Jessnell Patanao
    (ver versión en pdf)
  8. ABIERTA LA MUESTRA Y VENTA DE IMPRESIONES Y LITOGRAFÍAS ORIGINALES DE WALTER REUTER
    Artículo por Jesús de León
    (ver versión en pdf)
  9. ¿EXISTEN EVIDENCIAS DE LA RELIGIÓN AFRICANA EN MÉXICO?
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  10. EL INAH PREPARA 12 DICCIONARIOS GRÁFICOS PARA APRENDER LENGUAS INDÍGENAS
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  11. "PERSONAS, OBRAS, COSAS", LIBRO DE HENESTROSA EN EL QUE SE TRASLUCE LA CLARIDAD DE IMAGEN Y EL GUSTO
    Artículo por Homero Bazán
    (ver versión en pdf)
  12. Exposición colectiva de Arte Canadiense Mexicano
    Artículo por Bfly Atelier
    (ver versión en pdf)
  13. De la Leyenda de los Cromos
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  14. LA SITUACIÓN DE LOS MIGRANTES EN LA FRONTERA SUR DEL PAÍS, MARCADA POR LA ESCLAVITUD SEXUAL
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  15. “Si Dios me da fuerza y nací para cantar, cantaré”: Petrona Martínez
    Entrevista por José Tlatelpas
    (ver versión en pdf)
  16. Gérard Pierre-Charles nominado al Nóbel de la Paz
    Artículo por Comité Pierre-Charles por el Premio Nóbel
    (ver versión en pdf)
  17. Gerard Pierre-Charles un luchador por la paz
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  18. Modelos de cartas de apoyo a la nominación de Pierre-Charles
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
  19. Exposición de Shinobu Tobita y Kazuyoshi Tlacaelel en Japón
    Artículo por Fuente
    (ver versión en pdf)
Loading...