Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 113 - Redvista "La Avispa Roja": agudamente cabal
Publicación de marzo, 2006.
Página previa Página siguiente

La Avispa Roja Núm. 4

  Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré   (version pdf)

(Zumbona y venenosa)
Revista satírica virtual
Numero4
Junio/30/05

Chismes-viboreos- dimes y diretes-balconeos-pornosurrealismo

La zona negra de la cultura mexicana que todos conocen pero nadie se atreve a mencionar por conveniencia, intereses sectarios, arribismo, prostitución, corrupción o simplemente miedo, o sea, la mierda en la que nada a gusto nuestra excelsa cofradía cultural, no importa si se pinta tricolor, azul, amarilla o verde.

Como contrapeso para la salud mental de nuestros ciberlectores, la AVISPA ROJA ofrece acertijos, chascarrillos picosos, caricaturas, poesía picaresca y escatológica, arte, aquí no se perdona a nadie, ni a nosotros mismos.

Y EL BURRO REBUZNÓ

La presentación de la novela Camada maldita de Ariceaga hubiese sido un éxito formidable de no haber salido Andrés González Pagés con el siguiente rebuznido: "Creo que en el contexto de la literatura de la Onda, el autor más representativo, el mejor, fue Parménides García Saldaña". Este filósofo cucarachicida, literato ratonil, no entendió -si es que lo leyó-, a Jesús Luis Benítez "El Buker", quien en A control remoto y otros rollos dejó sentado indiscutiblemente quien fue el máximo exponente de la Onda. La intervención de AGP fue la más larga, pecando de aburrida y plagada de rebuznidos como el transcrito.

ACERTIJOS

Uno de los espectáculos circenses más famosos de la Republiquita de las Letrinas, es el montado en el "Gran Circo Ataibo", empresa familiar. Si en verdad conoces bien a esta Republiquita, adivina quienes de los siguientes cirqueros ocupan los máximos puestos ejecutivos en circo tan célebre. Traza líneas de correspondencia entre sus nombres y sus cargos.

Paco Ignacio Ataibo Palafrenero
Paconaco Ataibo Cocinero
Benito Ataibo Payaso

Tres escritores reputados como malditos inventaron sus propios apodos y se hacen llamar así. Traza líneas de correspondencia entre sus nombres y sus apodos.

René Avilés Fabila Anarcolín
Gonzalo Martré El Águila negra
José Luis Colín El último de los Libelungos

HISTORIAS PERRAS

Para esta historia es menester citar al "Chóforo" (Ver Pasión y linchamiento de Benzulul, en este mismo número), quien dice: "Zepeda fue honesto con las musas, pues un clásico como Benzulul sólo se escribe una vez, y su talento narrativo no ofreció mucho más".

Este anatema es aplicable a otros escritores quienes, como el buen Laco no tuvieron (o tienen), suficiente y sólido talento narrativo pero en cambio les sobra excelente talento para vivir de la industria del cuento solitario, sentando fama de hombres de letras muy respetables en base a su chiripazo esculpido a golpe de suplementos culturales de periódicos, revistas de arte, mafias literarias o partidos políticos.

Vayan los ejemplos siguientes, ya clásicos en nuestra Republiquitade las Letrinas:

1. Edmundo Valadés escribió el cuento "La muerte tiene permiso" y luego se echó a roncar amparado en la revista "El Cuento",vivió del cuento y pasó al parnaso literario.

2. José de la Colina dio el chiripazo con "La tumga india", se refugió por décadas en el suplemento cultural de "Novedades" y se apuntaló como apéndice infecto de la mafia de F. Benítez. Se le venera en las cantinas "Salón Palacio" y "El Mirador" donde pontifica, despotrica y el ambiente rarifica.

3. Andrés Henestrosa plagió con notable fortuna "Los hombres que dispersó la danza", se retroalimentó con el PRI y es uno de los "escritores" mexicanos más ricos y homenajeados.

4. Heraclio Zepeda escribió el cuento Benzulul, se coludió con los más siniestros sátrapas de Chiapas y abusó de la grilla izquierdosa de la cual es prófugo hasta la fecha; trata de revivir de su merecido linchamiento.

Estos cuatro ejemplos de lo fructífera que es la industria del cuento solitario escribieron otros cuentos, todos ellos prescindibles y por ende, olvidables. Todos presumen de su "gran obra".

POETARIO

Este soneto de Salvador Novo no tiene desperdicio. Fue dedicado a Ermilo Abreu Gómez, en su tiempo erudito y sorjuanista.

Antes que el documento se nos pierda
en las indoctas sombras del mañana,
has de saber, Ermilo, que sor Juana,
cual todas las demás, cagaba mierda.

Esta opinión, como verás, concuerda
con la que dio Miss Shons allá en La Habana,
halló que se pelaba la banana
y que a cada reloj le daban cuerda.

Otro dato importante de la vida
de esa monja que estudias con empeño,
es que tenía su entrada y su salida.

Y que a fin de engendrar Primero sueño,
A falta de una verga a su medida,
entre las piernas deslizóse un leño.

CHASCARRILLOS

José Emilio, ¿no te molesta que me quede a comer hoy en casa?
No, Cristina, ¿ a ti no te molesta comer milanesas de ayer?
No, Milito.
Entonces, vuelve mañana, Cristy.

Dr. Haro, ¿los alienígenas son amigos o enemigos?
¿Por qué?
Porque ha venido una nave y se llevó a la Pony Tosca.
Son amigos.

PARAFRASEANDO A BIERCE

Cagatintas, s. Escritor útil que con frecuencia dirige un suplemento cultural en algún periódico. En esa función está estrechamente ligado al chantajista por el vínculo de la ocasional identidad; en realidad el cagatintas no es más que el chantajista bajo otro aspecto aunque este último aparece a menudo como una especie independiente. El cagatintas es más despreciable que el chantajista, así como el estafador es más despreciable que el asaltante de caminos. Un ejemplo de este espécimen es Pepito de la Kolita.

Capacidad, s. Conjunto de dotes naturales que permiten realizar una pequeña parte de las ambiciones más mezquinas que distinguen a los hombres vivos de los muertos. En último análisis, la capacidad consiste, por lo general, en un alto grado de solemnidad. Es posible, sin embargo, que esta notable cualidad sea apreciada a justo título; ser solemne , no es tarea fácil. Ejemplo de un hombre muy capaz: FitoKosteño.

PASION Y LINCHAMIENTO DE BENZULUL

También de la ultraderecha le llovió en su milpa a don Verraco. "El Chóforo" Domínguez Michael le dijo sus choforoscosas el 8 de enero del 95 en "Reforma". Que se las digan sus ex camaradas, se comprende; dolidos están por sus traiciones. Pero, he aquí, que de la derecha, en vez de recibir bendiciones recibió maldiciones, vaya:

"Zepeda fue honesto con las musas, pues un clásico como Benzulul sólo se escribe una vez, y su talento narrativo no ofrecía mucho más. Eraclio dejó la pluma para convertirse en narrador oral, ají de todos los moles, bien presto para amenizar recorridos literarios y reuniones políticas con su gracejo de cuentero. Y es que Zepeda, el Pancho Villa cinematográfico de Paul Leduc, quedó prisionero de la gloria de tablas: ayer simpático héroe de la buena onda sentimental de la izquierda, hoy villano en la película que rueda el subcomandante Marcos.

"Me sigue dando pena ajena recordarlo, hace diez años, cortejando al señor gobernador de Puebla y al entonces rector de la UNAM con una encantadora recitación, a la hora de los postres, que versaba sobre los entonces célebres y queridos muchachitos sandinistas. De aquel protagonista de la zalamería izquierdista, del valeroso Laco que combatió a los gringos en Bahía de Cochinos, del bardo que se robó a su mujer y se la llevó a China Comunista, de aquel juglar que interrumpía el sopor de los solitarios leninistas del país, queda una encarnación nueva y previsible, la del villano que nunca falta para completar las desgracas de los moralmente intachables.

"Eraclio Zepeda siempre fue un pícaro. Lo que le había faltado era un escenario tan anchuroso como su caudal metafórico".

Don Verraco Zempeda no tan sólo era bufón de los festines priístas -como lo describe el Chóforo-, sino adulador consentido de los gobernadores chiapanecos, desde Velasco Suárez hasta Ruiz Ferro, sin faltar uno. Con ellos tuvo asesoría sustanciosa, boletos para ir y venir en avión a la hora que le pluguiera, facilidades para ampliar su rancho situado en Palenque. Y como Paz -toda proporción guardada-, la gratificante jefatura del cacicazgo cultural de Chiapas.

Cuando por fin reconoció que vivir fuera del presupuesto es vivir en el error, ejerció el nepotismo tan caro al sistema. El fue secretario de Gobierno; el coordinador de comunicación Social fue Manuel, un hermano suyo; la directora del Instituto de las Artesanías Chiapanecas la poetisa Elva, su esposa; y en el ISSTECH cobró el médico de cabecera de Robledo, otro de los hermanos del cuentero.

Previsor, don Verraco Zempeda cabildeó la fundación de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas -que inauguró Robledo-, para que cuando el PRI decidiera deshacerse de tan folklórico personaje, pudiese éste pasar el resto de sus días como rector de la misma, que si bien Zempeda no tiene título, ni nobiliario puede pedirle prestado uno a Fausto Falzati, a quien ahora le sobra lo que hace poco le hizo falta. Por ahora, el rector es Andrés Fábregas Puig, incondicional de Zempeda, quien no tardó en pasar la charola por sus bueno oficios en la Laco-nai, integrada por puros amigos de don Verraco, y cuyo trabajo de contrainsurgencia no podía quedar en mejores manos.

Ya en plenas funciones de secretario de Gobierno, don Verraco festejó que la fuerza pública desalojara campesinos de las fincas antes tomadas por ellos; el 28 de abril este priísta de nuevo cuño declaró -ante el desalojo de las fincas Prusia y Liquidámbar- que se debía dar prioridad al logro de un desarrollo de las conversaciones de paz en forma clara y consecuente, y que en Chiapas debía prevalecer el Estado de derecho, por lo que no se podía permitir que hubiese gente armada y acciones de violencia.

¡Latrocinio González Garrido no lo hubiese dicho mejor!

Que conste: este choforescoso sujeto nunca se la pegó a La Avispa Roja con su aureolita de socialista, a la cual le sacó brillo haciendo turismo de izquierda por todo el mundo. Algo de turbio le veía en su cerduna mirada, mucho de falso en su sonrisa pronta y más de hipocresía en sus actitudes grandielocuentes que siempre le parecieron astrakanescas.

La izquierda no perdió nada con su defección. La derecha lo olvidó pronto. A don Verraco lo único que le falta es aparecer en la revista Forbes. Lo conseguirá, a no dudar.

LOS GRANDES APOTEGMAS

"Creo en la reencarnación"
La uña.

"Me gusta la humanidad"
Anibal Decter

"Eres la única mujer en mi vida"
Adán

Se aceptan colaboraciones, no difamatorias ni calumniantes, eso sí, ingeniosas, cargadas de humor negro y absurdo, anécdotas recordables sobre personajes o grupos mafiosos que influyen malamente en nuestra dizque cultura.

Si tienes un directorio al cual agradarle su escaso tiempo libre con la "Avispa Roja", no dudes ni un momento en reenviarla, de no hacerlo así, te sobrevendrán calamidades sin cuenta.

Autorizada su reproducción parcial o total, pero con su crédito debido.

EL ANGEL CAIDO


La sede de los triunfos futboleros se vestirá de sede pirruri de los sueños democráticos culeros el 2 de julio.

No es lo mismo festejar
el furor de una goleada,
que en el Ángel celebrar
¡que nos va de la chingada!

Manuélezz

Recibido. Ciertamente esta avispa no trae el aguijón de adorno...
Repito las dos virtualidades que te conté por teléfono:
E-mail de dador de ligas: CarlosAhumada@@@@@@@@@
Portal de AMLO: Peje.com.plot
Saludos, G. Fárber.



DIRECTORIO DE LA AVISPA ROJA

Director general: José Luis Colín
Subdirector: Gonzalo Martré

CONSEJO EDITORIAL HONORÍFICO
Luzbel, Petronio, Celine, Novo, Rabelais, Leduc, Quevedo, Apuleyo, Palma, Trazegnies, Bierce.

COLABORADORES
Juan Cervera, Vampiro Sax, Manuélezz, Roberto Villa y los que se adhieran iiremos pegándolos aquí o allá.

Portada de la edición virtual e interiores de la versión impresa, de Roberto Villa.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

  1. Editorial
    Editorial por José Tlatelpas
    (ver versión en pdf)
  2. La Avispa Roja Num. 1
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  3. La Avispa Roja Num. 2
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  4. La Avispa Roja Núm. 3
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  5. La Avispa Roja Núm. 4
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  6. La Avispa Roja Núm. 5
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  7. La Avispa Roja Núm. 6
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  8. La Avispa Roja Núm. 7
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  9. La Avispa Roja Núm. 8
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
  10. La Avispa Roja Núm. 9
    Artículo por José Luis Colín y Gonzalo Martré
    (ver versión en pdf)
Loading...