Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 34 - Jóvenes creadores de la Universidad de México
Publicación de agosto, 1999.
Página previa Página siguiente

Historias de cronopios y de famas

  Ensayo por Juan José Martínez Sánchez (Ensayo)   (version pdf)

Breve aproximación al humor en

Historias de cronopios y de famas

Julio Cortázar sin lugar a dudas fue uno de los autores que más ha innovado y reestructurado la literatura latinoamericana, a lo largo de su obra se perciben importantes cambios de dirección tanto estilísticamente como temáticamente, ésta evolución artística ha dado mucho de qué hablar a los estudiosos de su obra y ha provocado polémica entre ellos. Es Historias de cronopios y de famas uno de los libros más criticados y tal vez el más significativo en cuanto a un cambio de dirección en la evolución literaria de éste autor. El trabajo de investigación presente tiene como finalidad utilizar las diversas perspectivas e interpretaciones de algunos de los más prestigiados conocedores de la obra de Cortázar para la mejor comprensión del libro, especialmente en el aspecto del humor creado en la obra y, en lo posible, motivar en el lector la creación de un nuevo criterio que no por ser personal deje de estar bien fundamentado. Con este objetivo en mente consideré de suma importancia insertar ciertas observaciones del propio autor sobre Historias de cronopios y de famas en este aspecto. Así mismo, cabe señalar que se presentarán tanto convergencias como diferencias de opinión en ciertos aspectos del libro, y aunque me resulte imposible ser imparcial en tales observaciones y aporte opiniones personales al respecto, es intención de este trabajo que sólo el lector tenga la última palabra.

Es indiscutible que diversos factores en la formación, crecimiento y desarrollo de un escritor se manifiesten en sus textos; de ahí que una breve aproximación a estos antecedentes sea, en la mayoría de los casos, obligada para la mejor comprensión del trabajo literario del autor. A pesar de haber nacido en Bruselas, la infancia y adolescencia de Cortázar tuvo lugar en Buenos Aires, en donde seguramente comenzó lo que jamás abandonaría en su obra literaria: el juego. Sobre esta constante lúdica en toda la creación literaria de Cortázar existe un consenso avasallador entre sus estudiosos, y al respecto, Lázló Scholz apunta acertadamente: "Cortázar es uno de los escritores latinoamericanos que se compromete a jugar plena y directamente, sin dialécticas, con la seriedad de los niños, por eso el juego penetra todos los niveles de su creación literaria" (1)

Posteriormente, Cortázar estudió en la Escuela Normal de Profesores y fue profesor de Lengua y Literatura francesa en varios institutos de la provincia de Buenos Aires, y más tarde en la Universidad de Cuyo; finalmente, en 1951 consiguió una beca para estudiar en París, ciudad que marcaría notablemente su trabajo literario. Es en París en donde "la Maga se peinaba, se despeinaba, se volvía a peinar. Pensaba en Rocamadour, cantaba algo de Hugo Wolf (mal) (2), y es esta ciudad la que Cortázar eligió para residir gran parte de su vida. Es notable en Cortázar un extenso conocimiento y apreciación por las culturas anglosajona y francesa, pero es ésta última con la que tenía más afinidad y de la que, en mi opinión, se "alimentaría" en mayor medida. De aquí que sea tan necesario y recurrente para los investigadores mencionar a autores como Alfred Jarry, Jeán Duvignaud o Roger Caillois al hablar de la literatura cortazariana.

Residiendo en París, Julio Cortázar fue nombrado traductor de la UNESCO, empleo que desempeñó hasta su jubilación y que lo motivó a escribir magníficos textos como "Posibilidades de la abstracción" o "Pequeña historia tendente a ilustrar lo precario de la estabilidad".


Se presenta en Historias de cronopios y de famas, en primer plano, la dificultad de insertar el libro en algún género o corriente literaria. No es raro encontrar que la mayoría de los autores que ha estudiado esta obra evite llamar de una u otra forma a los textos que contiene. En este aspecto, Graciela Coulson considera pertinente hacer una lectura poética en "Instrucciones para matar hormigas en Roma", y para esto da la siguiente razón: "Quien por primera vez confronte el texto debe despojarse del prejuicio narrativo que lo lleve a identificar con un relato todas las secuencias de Historias de cronopios y de famas. El que la imbricación de los géneros sea un fenómeno común reconocido por el mismo Cortázar hace innecesarias más aclaraciones, excepto una: no se trata aquí de una híbrida épico-lírica, sino de una secuencia lírica en la que se conjugan los rasgos de la poesía con (en menor grado) los del discurso lógico.

Por ello es que propongo para estos párrafos una lectura poética" (3). En The Final Island, The Fiction of Julio Cortázar se refieren a todos los textos de Historias de cronopios y famas como short stories o cuentos cortos (4), sin embargo creo que, en el caso de que fuera imprescindible llamar de alguna forma a tales textos, podemos recurrir a la palabra que el mismo Cortázar utilizó para referirse a ellos, cito: "yo escribí toda la serie de cronopios, te estoy hablando de la parte de los cronopios del libro que son unas veinte historietas, más o menos..." (5). La literatura cortazariana en su totalidad constituye una corriente estilística por sí misma, y la obra en cuestión requiere de una apreciación especial y única en cuanto a género. Es un hecho que la obra de Cortázar se resiste a enfilarse en cualquier estándar establecido, ya sea en cuanto a género o corriente literaria; de igual manera, propone nuevas y libres formas de utilizar la gramática, sintaxis y creación de palabras. En general, podríamos decir que la literatura de Cortázar se rebela al lenguaje establecido en todas sus formas y enfatiza su interés en proponer y explorar una nueva gama de opciones infinitas a la escritura.

Historias de cronopios y de famas está dividida en cuatro partes: "Manual de instrucciones", "Ocupaciones raras", "Material plástico" e "Historias de cronopios y de famas"; cada una tiene cierta unidad temática y todas ellas en conjunto forman otra unidad, que si bien no es temática sí es conceptual y para esto recurro a las siguientes palabras del autor: "Francisco Porrúa que es el asesor de la Editorial Sudamericana y un gran amigo mío, leyó los Cronopios en esa pequeña edición de mimeógrafo, y me dijo: 'Me gustaría editar este libro pero es muy flaquito, ¿no tienes otras cosas?' Entonces yo busqué entre mis papeles y aparecieron las demás partes y me di cuenta de que aunque fueran secciones diferentes en conjunto había una unidad en el libro. En primer lugar una unidad de tipo formal, porque son todos textos cortos. Entonces los ordené y dio un libro de dimensiones normales. Esa es la historia (6). Ya en "Manual de instrucciones" se puede apreciar uno de los objetivos primordiales del libro; el humor. Pero no se trata del humor común, fácil y gratuito, de aquel que sólo tiene como objetivo la risa; se trata de un aspecto un poco más "trágico" del humor, un humor irónico, casi negro. En "Instrucciones para dar cuerda al reloj" las primeras líneas denotan este humor sórdido: "Allá en el fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente (7). Juan Carlos Curutchet fija su atención en "Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj" para afirmar que lo que eran "elementos fantásticos" en Bestiario (refiriéndose al tigre y a los conejitos de ese libro) o "la frontera de una imposibilidad" en Los Premios, se transforman en "términos absolutamente realistas y verificables en la órbita de lo cotidiano. (8) Con esto lo que alguna vez se presentaba como irreal, y que de alguna manera sólo podía repercutir dentro de la historia imaginaria, se vuelve algo tan real como un reloj y todo lo que ello implica; es decir, el concepto de tiempo, así como la terminación de éste, que en otras palabras podemos llamar enteramente muerte.

Malva E. Filer prefiere considerar, específicamente de la parte de "Historias de cronopios y de famas", que "Cortázar se interna aún más en el reino de lo imaginario. A diferencia de los cuentos, en los que el elemento fantástico resultaba una fuerza perturbadora del orden lógico-natural, Cortázar se libera aquí completamente de la realidad aceptable al sentido común y decide reemplazarla por un mundo de su propia invención (9). No coincido con esta afirmación, puesto que en todo el libro el lado imaginario tiene su contrapeso de realidad. Los cronopios, famas y esperanzas, aunque son seres llenos de estulticia y comicidad esconden aspectos miserables y queda claro que estos extraños, exóticos e "imaginarios" seres tienen su equivalente con arquetipos sociales bien conocidos; tanto es así, que el mismo Cortázar lo reconoce, con la respectiva aclaración de que esto sucedió involuntariamente: "...esa seriedad que tú ves en el libro es algo que en alguna medida el lector la descubre y la pone. Pero no estaba en mis intenciones ni en la ejecución del libro (10). En "Tristeza del cronopio" queda evidente la miseria del cronopio, que aunque vive con mayor intensidad la vida, está consciente de su suerte: "<...yo soy un cronopio desdichado y húmedo>. Mientras toma café en el Richmond Florida, moja el cronopio una tostada con sus lágrimasnaturales" (11). Respecto al humor que se percibe en la obra completa de Julio Cortázar, Picón Garfield lo compara con el de algunos precursores del surrealismo: "Los surrealistas y sus precursores, como Lautréamont, Jarry y Vaché, pensaban triunfar del mundo con el humor agresivo. El humor blanco descubre las contradicciones en el mundo. Jarry, por ejemplo, crea la patafísica para liberarse riéndose de las leyes naturales. Las aventuras de los cronopios cortazarianos, de modo parecido, desafían lo normal e ignoran la utilidad cotidiana. A veces realizan el humor blanco para burlarse de las casillas tradicionales de la sociedad (12). Para finalizar con este aspecto y enfatizar la importancia del humor para Cortázar, me remito a sus propias palabras: "...hay que distinguir entre alegría más o menos ingenua y humor. Yo creo que el sentido del humor trataré de conservarlo mientras viva, porque me parece una cosa muy seria y un ingrediente capital en toda buena literatura (13).

Tanto el humor como el juego son características constantes en la obra de Julio Cortázar, exploradas hasta sus últimas consecuencias y llevadas a cabo con una calidad literaria extraordinaria. Tal vez la carrera literaria de Cortázar alcanzó su clímax con Rayuela, esa exquisita "anti-novela" que sorprendió al mundo por su propuesta conceptual y la complejidad que encierra. No obstante, Historias de cronopios y de famas fue el anuncio de ese cambio de dirección estético e ideológico hacia el placer meramente lúdico, o en las propias palabras del autor, "realmente un juego, un juego muy fascinante, muy divertido, era casi como un partido de tenis, una cosa así... (14)

 


Febrero de 2000


 


BIBLIOGRAFÍA


Alazraki, Jaime e Ivar Ivask eds., The Fiction of Julio Cortázar, University of Oklahoma Press, 1978.


Cortázar, Julio, Cuentos completos / 1, México, Alfaguara, 1996.

_______, Obra crítica / 1. Edición de Saúl Yurkievich, México, Alfaguara, 1994.


_______, Obra crítica / 2. Edición de Jaime Alazraki, México, Alfaguara, 1994.

_______, Obra crítica / 3. Edición de Saúl Sosnowski, México, Alfaguara, 1994.


_______, Rayuela, México, Alfaguara, 1997.


Curutchet, Juan Carlos, Julio Cortázar o la crítica de la razón pragmática, Madrid, Editora Nacional, 1972.

Filer, Malva E., Los mundos de Julio Cortázar, Nueva York, Las Americas Publishing Company, 1970.


Fuentes, Carlos, Valiente mundo nuevo. Épica, utopía y mito en la novela hispanoamericana, México, Fondo de Cultura Económica, Tierra Firme, 1994.


Gordon, Samuel, El tiempo en el cuento hispanoamericano. Antología de ficción y crítica, UNAM, 1989.

Lastra, Pedro ed., Julio Cortázar, Madrid, Taurus, 1981.


Pereira, Armando, Deseo y escritura, México, Premia, La red de Jonás, 1985.


Picón Garfield, Evelyn, Cortázar por Cortázar, Universidad Veracruzana, Centro de Investigaciones Lingüístico- Literarias, 1978.

_______, ¿Es Julio Cortázar un surrealista?, Madrid, Gredos, Biblioteca Románica Hispánica II, Estudios y Ensayos 225, 1975.


Scholz, Lazlo, El arte poética de Julio Cortázar, Buenos Aires, Castañeda, col. Estudios Estéticos y Literarios, 1997.


HEMEROGRAFÍA

Casa de las Américas, Cortázar, Julio, Carta a Roberto Fernández Retamar, La Habana, núm. 45, dic. 1967, p.5.


Revista Iberoamericana, Pittsburgh, núm. 59, 1965, p. 43. Reproducido en La vuelta a Cortázar en nueve ensayos, Carlos Pérez Editor, Bs. As., 1968.


Revista Iberoamericana, Pittsburgh, vol. XLII, núm. 95, abril- junio de 1976, pp. 233- 237.

Notas:


1 Lázló Scholz, El arte poética de Julio Cortázar, Buenos Aires, Castañeda, 1977, p. 89.


2 Julio Cortázar, Rayuela, México, Alfaguara, 1997, p. 30.

3 Graciela Coulson, Revista Iberoamericana, Pittsburgh, vol. XLII, número 95, abril-junio de 1976, pp. 233-237.


4 Cabe considerar la dificultad de llevar al inglés la idea de la imposibilidad de clasificar tales textos, y que por fines prácticos tal vez se les haya llamado de esa forma.


5 Evelyn Picón Garfield, Cortázar por Cortázar, Veracruz, Universidad Veracruzana, 1978. p.114.


6 Evelyn Picón Garfield, Cortázar por Cortázar, Veracruz, Universidad Veracruzana, 1978. p.115.

7 Julio Cortázar, Cuentos completos/1, México, Alfaguara, 1996, p. 418.


8 Juan Carlos Curutchet, Julio Cortázar o la crítica de la razón pragmática, Madrid, Editorial Nacional, 1972, p. 71.


9 Malva E. Filer, Los mundos de Julio Cortázar, Nueva York, Las Americas Publishing Company, 1970, pp. 70-71.

10 Evelyn Picón Garfield, Cortázar por Cortázar, Veracruz, Universidad Veracruzana, 1978. p. 114.


11 Julio Cortázar, Cuentos completos/1, México, Alfaguara, 1996, p. 476.


12 Evelyn Picón Garfield, ¿Es Julio Cortázar un surrealista?, Madrid, Gredos, Biblioteca Románica Hispánica II, Estudios y Ensayos 225, 1975, p.185.

13 Evelyn Picón Garfield, Cortázar por Cortázar, Veracruz, Universidad Veracruzana, 1978. p.114.


14 Evelyn Picón Garfield, Cortázar por Cortázar, Veracruz, Universidad Veracruzana, 1978. p.114.

Conejo de luna Obra por Karla Enrríquez S.

Conejo de luna Obra por Karla Enrríquez S.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

  1. Primera y segunda parte del cuento "727"
    Cuento por
    (ver versión en pdf)
  2. Historias de cronopios y de famas
    Ensayo por Juan José Martínez Sánchez (Ensayo)
    (ver versión en pdf)
  3. Dos poemas
    Poesía por Rubén del Muro(poesía)
    (ver versión en pdf)
  4. Poemas de ruben del muro
    Poesía por ruben del muro (poesía)
    (ver versión en pdf)
Loading...