Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 145 - Tlahuac libertad y sabiduría: 12 años de La Guirnalda Polar
Publicación de diciembre, 2008.
Página previa Página siguiente

Poesía de Tláhuac

  Poesía por Baruc Martínez   (version pdf)

TLAHUACAXOCHITLAHTOLLI

Poesía de Tláhuac

A continuación mostramos un poco de la poesía que se viene realizando, en nuestros días, en el pueblo de San Pedro Tláhuac. Los ejemplos aquí presentados dan una muestra de que el paisaje chinampero y la vida campesina siguen permeando una parte fundamental de nuestro pueblo. Las evocaciones a personajes, lugares, plantas, etcétera, constituyen un hilo de la casi imperceptible cosmovisión indígena de los tlahuacah.

CHINAMPANZAZANILLI.

(Calavera chinampera)

Nicnequizquia mah mochyehyectlahuahtzinco
quimocaquitiz notlahtul,
ihquion nanquimomachilizqueh tohuehcacaquilizneixcuahcualiz
cah Tetocoyan mochipa mocaqui.

Quisiera que toda Tlahuita la bella
me regalara un minuto de su atención,
pues se enterarán de tan sonada querella
que no deja de escucharse en ningún panteón.

Ton Tomincohtzi Martínez, yehuatzi in tlacatzintle
in ahque omonemiti in tlen nanmechmonohnochiliz,
cenca nanmechmotlatlauhtilia macahmo nanmotlatlachihuilizqueh
nehuatl nicahcamanalohqui, pampa tlahuel melahuac
in tlen nanquimocaquitizqueh.

Don Domingo Martínez es el protagonista
de los sucesos que voy a narrar,
les ruego no piensen que soy un bromista
pues es verdad lo que van a escuchar.

Mictlancihuatl omichtacapachohtzinoaya, ahuelle yeccan quimocheliz,
quimonahuallacheltiaya in ton Tomincohtzi,
quemeh moquixtiztozquia ce tlamahmahuilizzazanilehtec,
necan Tlahuac nianahque oquimomachiltiaya tlin quihtoznequi
inin nechihualiztle.

Sigilosamente la Muerte se acercaba,
no podía esperar el momento,
a Don Domingo Ella lo acechaba,
parecía salida de un horroroso cuento
y nadie en Tláhuac atinaba
a descifrar tan tenebroso evento.

Miec tlacah oquimihtalhuiayah cah tochinampan
ahmo momahquixtizquia imacpa Mictlancihuatl,
ihuanpohuan huan tata Mincohtzi neuctica
moyollalihtzinoayah, ahmo quimomachitiayah cah
tlica moyolmauhtihtzinoayah.

Mil almas eran las que juraban
que este año nuestras chinampas
de la Parca no se libraban,
papa Mingo y todos sus compas
con pulque se consolaban,
no sabían por qué carambas
un silencio sepulcral los dominaba.

Ocachi cuahcualle motentzactecac pampa cenca
nelle ipanin Miccailhuitzintle tictelchihuazqueh
Mictlancihuatl inehnemiliz; ayocaxan yelutl ixhuaya milpancopa
auh yehuatzi yumuquechtequia.

Era lógico estar calladitos
pues era cosa casi inevitable
que esta fiesta de muertitos
el andar de la Calaca fuese execrable,
la milpa apenas daba sus elotitos
y ella los robaba de forma miserable.

Yuhquion onehnentaya Mictlancihuatl
cuac zan huelihue ixpan mopanahuiaya
ton Tomincohtzi, huan oquimihtalhui:
tehuatl tlahuel tixoxocihuatzi.

En esos menesteres andaba la huesuda
cuando Don Domingo de repente le sale al paso,
y sin darle tiempo de pedir ayuda
le dice que ella toda es un fracaso.

Noca cualyohualquixtiaya motlatlachihuilihtaya
Mictlancihuatl, ahuelle quimopalehuiliz ton
Tomincohtzi, cenca itech moneque
quimiquiliz mictlancopatzinco.

La Muerte se mostraba pensativa y taciturna,
no debía aceptar tan deshonroso insulto,
la noche era perfecta, clara y diuturna,
imposible se antojaba el ansiado indulto.

Zan iciuhca moquetzinoh, yeceh totatamincohtzi
yumotlahtehtzinoh, aic omozohuauhtihtzinoh
ica yehuatzi, yehica ahmo quimonequiltiaya cah
Mictlancihuatl oquimiquiliayah mictlancopatzinco.

Se levantó como si en los huesos tuviese un resorte,
pero ya papa Mingo estaba bien oculto,
de la Calaca él no era su consorte,
no quería ser un insepulto
y tampoco iba a permitir que se lo llevara p’al norte.

Ihquion nicnotlamilia tochinampanzazaniltzi,
melahuac notequiuh nicnomaquililia in nocoltzi Tomincohtzi
Martínez, ce tlacatzintle in ahque nicnotlazohcamachilia
pampa mochi onechtlacahuilih.

Es así como doy fin a estas calaveras
que tienen mucho de particular,
pues constituyen un homenaje de veras
a mi abuelo, un personaje peculiar,
a quien doy las gracias más sinceras
por todo lo que me dejó sin dudar.

Miguel Ángel Martínez Díaz
Huexocalco, Ticic tlaxilacalco, Tlahuac altepec.
En la casa de los huejotes, en el barrio de Ticic, en el pueblo de Tláhuac.

ICNOXAYOTICAH.

Con lágrimas de orfandad.

In ohtli, in atl, in tepetl,
in tlilatezcatl,
in toyollouh;
Mixcoatl, Poloc,
Mahpach, Teotlahuica:
tachtocoltzitzinhuan.

El camino, el agua, el cerro,
el espejo de agua negra,
nuestro corazón;
Mixcoatl, Poloc,
Mahpach, Teotlahuica:
nuestros progenitores.

Axcan totloc tlaocolxochitl,
icnoyocuicatl,
ayoc oncateh in tzompantetecuhtin,
¿quenin titopahtizqueh?
¿quenamih tihcazqueh?

Ahora, junto a nosotros, están las flores tristes,
los cantos de miseria,
ya no existen los hombres del conocimiento
¿cómo sanaremos?
¿de qué forma permaneceremos en pie?

Ye omicac in tlahuilli, in ocotl,
aman ahhuel tiquihtazqueh in cualli, in yectli
zan tixtlayohualtemeh;
zan tlalhuiz tinehnemih.

Ya se ha ido la luz, la tea,
ahora no veremos lo que es bueno, lo que es recto,
sólo somos ignorantes,
sólo caminamos en vano.

Ayocmo titoteochihuah,
zan tihtocah in coyotlacayotl,
ayac miltequiti,
ayac copaltema.

Ya no ofrendamos,
sólo seguimos la forma de ser del ladino,
nadie trabaja la milpa,
nadie ofrece copal.

Auh axcan ¿can ticoyochocahtihui ipampa
mochi in tlein oticpolohqueh?
tepetitlan titlahuanahtihui
yuhquian tiquilcahuaznequih
in ixquich yomixpoliuh.

Y, ahora, ¿a dónde iremos a llorar por todo lo que hemos perdido?
entre los cerros vamos a emborracharnos,
de esta forma pretendemos olvidar
todo lo que se ha borrado

Moztla huiptla: occe tlanextli,
in cahuitl: nican aman.
¿cuix tiihzazqueh?
Ahquimati.

Mañana, pasado: otro amanecer,
el tiempo es aquí y ahora,
¿acaso despertaremos?
Quién lo sabe.

Baruc Martínez
Huexocalco, Ticic tlaxilacalco, Tlahuac altepec.
Desde la casa de los huejotes, en el barrio de Ticic, en el pueblo de Tláhuac
27 de abril del 2005.

CHINAMPANTLAHUANALLI

Embriaguez chinampera

Ixquihta monacayoh atezcapa
¿Tlin mitzilhuia ixayac?
¿Cuix ahmo titlachia innehtoniliz
in toachtocolhuan?
Yehuantzitzin oquimoteoyohchihuilihqueh
tochinampan. Ompa onyollocahuilihqueh…
Cehce chinampan techilhuia tlen
ciauhcayoh ihuan tequiyoh oyeya.

Observa tu cuerpo en el lago
¿Qué te dice su rostro?
¿Acaso no ves el sudor de nuestros
antepasados?
Ellos, con actitud divina, construyeron
nuestras chinampas. Ahí dejaron su corazón…
Cada chinampa nos refiere lo pesado
y cansado que resultó.

Axan cequih chichicahcalacqueh
quinequih techichtequizqueh
in tlen toaxcayo...
¿Queman otoohpolohqueh?
¿Tlein tonalli otechixmihmihctihqui
intlazoltominton in camachichimeh?

Ahora algunos advenedizos
quieren robarnos lo que,
por derecho histórico, es nuestro…
¿Cuándo perdimos el camino?
¿En qué momento nos deslumbró
el escuálido dinero de los invasores?

Ahzo monequi occehpa hualmicaz
Miliano Zapata inic toixtlapoazqueh.
Cah yencuican ticanazqueh totlequizalton
ihuan tiquimihtitizqueh mah cualihtaloz
totlapializ, tochinampanemiliz.

Quizás, otra vez, es necesaria la
presencia de Emiliano Zapata para abrir lo ojos.
Entonces, de nueva cuenta, tomaremos nuestros fusiles
y los obligaremos a respetar nuestra herencia,
nuestra vida chinampera.

Yalhua oyeya cientificoztlacah
ihuan axan perrediztaztlacah yeceh
zan con ihcatic in ahquehuan
quelehuiah techyuhcatilizcuepazqueh,
techonxopechtizqueh…

Ayer eran llamados científicos,
ahora son perredistas,
pero son los mismos quienes desean
que cambiemos nuestra forma de ser,
quienes nos quieren seguir subyugando…

Cuac yopoliuhtoc tochinampan:
¿Campa tictohcazqueh totlaultzi, toyetzi, toayuhtzi?
¿Ahqueh techtlacoliz totepoztlaxcaltzi?
¿Canin cualli tomahcehuizqueh?
¿Cuix tic-cuazqueh chiahpopoohtli?
¿Hueliz tipixcazqueh hueyi tecalli?

Cuando ya hayan desaparecido nuestras chinampas:
¿En dónde sembraremos nuestro maíz, frijol y calabaza?
¿Quién nos regalará una tortilla dura?
¿En qué lugar mereceremos?
¿Acaso comeremos caminos asfaltados?
¿Tal vez pixcaremos, cosecharemos, edificios de concreto?

Baruc Martínez
Huexocalco, Ticic tlaxilacalco, Tlahuac altepec.
Desde la casa de los huejotes, en el barrio de Ticic, en el pueblo de Tláhuac
19 de octubre del 2006.
El día que empezó nuestra enfermedad.

TLAHUACAMICCAILHUITL

Día de muertos en Tláhuac

Ye ompilohticateh cihcitlaltin caltzompa,
cualli inteotlahuil xotlahticac:
teyacana, teohixmachiltia;
ipanin xihuitl ahmo mixpolohtzinozqueh
toteomiccatzitzihuan.

En lo alto de las casas ya están colgando las estrellas,
su luz divina está irradiando:
guía, enseña el camino correcto;
este año no se extraviarán
nuestros venerables difuntos, nuestros muertitos.

Tlamanalpechpan cah yeyi tlatecpanalihcac,
mohta inteixcopinal in ahquehuan yomicqueh.
Mah motlahtlalih in tlein monequi
momahcehuizqueh toachcahuan;
nepapan xuchitl mozohzouhticac itech:
cempohualxuchitl, cohcozxuchitl, tlemulxuchitl, acahualxuchitl;
nahui acamahpictli ica imihcapantzi, neucxalotzi…

El altar mortuorio con sus tres pisos,
en él se ven las imágenes de quienes ya se fueron p’al norte.
Que se coloque todo lo que es necesario
para que nuestros mayores merezcan;
variadas flores se encuentran colocadas:
la flor de muerto, la cocozita, el tlemolito, el gigantón;
cuatro manojos de caña con su “rodeo”, el jarro con pulque…

Pohpochcompa yomopixoh copalli.
Mah mochi mochihchipahua,
ye mahxitihquihue tomiccatzitzihuan,
ye techmotlahpalhuihquihue:
Axan Miccailhuitzintle necan Tlahuac.

En el sahumerio ya se ha esparcido el copal.
Que todo se purifique,
ya irán llegando nuestros difuntos,
ya vendrán a visitarnos:
Hoy es día de muertos en Tláhuac.

Mictlancopa mochtlacah yomocentlalihqueh:
teochihualo, tlapohpoch-huilo, tetlahuililo;
cequintih moyolcohcohtzinohtihuitzeh,
cequintih moyolpahpaquilihtzinohtiahue,
yeceh mochintih monohnotzticateh
intlac inmiccatzitzihuan, inxinachtahtzitzihuan.

En el cementerio ya todos se han reunido:
se reza, se sahuma, se alumbra;
algunos vienen con el corazón triste,
otros más van con el corazón alegre,
pero todos están conviviendo junto a sus difuntos,
en compañía de sus progenitores.

Tla cehce xihuitl hualhuiloah tomiccachanehcahtzitzihuan:
¿tlica techmahmauhtiz miquiztle?
cehpa xiuhticah tohtazqueh,
cehpa xiuhticah totlahpalozqueh,
cehpa xiuhticah topalehuizqueh
cehpa xiuhticah toyolchicahuazqueh,
cehpa xiuhticah toyollalizqueh:
Axan Miccailhuitzintle necan Tlahuac…

Si cada año regresan nuestros parientes muertos:
¿por qué hemos de temerle a la muerte?
una vez al año nos veremos,
una vez al año nos saludaremos,
una vez al año nos ayudaremos,
una vez al año nos reanimaremos,
una vez al año nos acompañaremos:
Hoy es día de muertos en Tláhuac…

Baruc Martínez
Huexocalco, Ticic tlaxilacalco, Tlahuac altepec.
Desde la casa de los huejotes, en el barrio de Ticic, en el pueblo de Tláhuac
28 de octubre del 2006.
En la incertidumbre de la pregunta aún no realizada.

Otro glifo antiguo que representa al pueblo de Tlahuac

Otro glifo antiguo que representa al pueblo de Tlahuac



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

  1. Editorial
    Editorial por José Tlatelpas
    (ver versión en pdf)
  2. Proemio
    Introducción por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  3. Ubicación geográfica
    Artículo por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  4. Historia de Tláhuac
    Artículo por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  5. Los cuatro “barrios” antiguos
    Artículo por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  6. Los glifos de los siete pueblos de Tláhuac
    Artículo por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  7. Poesía de Tláhuac
    Poesía por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  8. Dos grandes hombres nacidos en Tláhuac
    Biografía por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  9. Bibliografía
    Bibliografía por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
  10. Datos sobre el autor
    Biografía por Baruc Martínez
    (ver versión en pdf)
Loading...