Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 34 - Jóvenes creadores de la Universidad de México
Publicación de agosto, 1999.
Página previa Página siguiente

Poemas de ruben del muro

  Poesía por ruben del muro (poesía)   (version pdf)


Sé que en primavera
los cerezos iluminan tus deseos,
y que en otono tus faldas
las vistes de rojo...
pero tambien se que ya no hay Paz
y que ya no eres nadie,
se que las Jacarandas y que los Sauces lloran
y que yaces bajo la sombra de un arbol muerto.

Se que tus deseos
destruyen bosques de sueños,
y que esterilizan tierra fertil.

Se que te crees dios
y que matas,
y que no eres nadie...

Y se que el ciclo sigue,
y que desnudo,
en el invierno,
con el frio del olvido
moriras.

------------------------------

Hijo bastardo
del aguila guerrera
y la lanza solitaria;
en tus manos,
el corazon ensangrentado...
y en tus ojos,
la impotencia y el deseo.

Hasta cuando?

Sonador y salvaje,
heredero de mil
imperios,
aborto de este tiempo.

Hasta cuando?

Valiente
constructor de castillos
en arenas movedizas.

Hasta cuando?

Mujer violada
Hombre violador

Hasta cuando?

Padre y madre
de mis hijos...

Patriota de mi pueblo.

---------------------------

Con un ojo te veo
mendigando de puerta en puerta,
y bailando la que te ponen.

Con ese mismo,
veo como te cambias de calzones
y como te subes al banco
y te caes.

Con el otro ojo
guardado mis suenos
y mis esperanzas
para un mejor momento,
para cuando las tunas
esten maduras
y las pueda
saborear.

----------------------

Llegada del tifón de fin de verano,

y la ciudad entera se estaba ahogando

cuando llegó tu postal...



Pobres letras cansadas de tanto esperarme

dentro del buzón roto

y oscuro...

bajo la lluvia...

Letras que en plena noche salieron a buscarme

entre las gotas de agua,

hacia el centro de Tokio,

en septiembre:

        Que no se pierdan en un país
desconocido!

Tan duro es vivir y fingir estar viviendo..

y las sin fin de mentiras que dije para protegerme

entraron en mi cuerpo

y ahora me devoran desde las vísceras.



El postal de quien ya ni dice una dirección...

Yace en la pared de mi cuarto

un cielo azul,

tan azul que no puede haber en este país.

Voy a regresar...

"Extraño el azul del cielo",

dijiste aquel invierno.



Mientras las letras todavía se divierten

en la vida nocturna de Tokio,

el pequeño cielo azul que me diste

abrió un lindo agujero

en mi cuarto cerrado y oscuro.

Keiko Kubo



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

  1. Primera y segunda parte del cuento "727"
    Cuento por
    (ver versión en pdf)
  2. Historias de cronopios y de famas
    Ensayo por Juan José Martínez Sánchez (Ensayo)
    (ver versión en pdf)
  3. Dos poemas
    Poesía por Rubén del Muro(poesía)
    (ver versión en pdf)
  4. Poemas de ruben del muro
    Poesía por ruben del muro (poesía)
    (ver versión en pdf)
Loading...