Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 28 - Sobre el maestro José Hernández Delgadillo
Publicación de febrero, 1999.
Página previa Página siguiente

Delgadillo: una visión propia, la composición curvilínea y los colores

  Entrevista por José Tlatelpas   (version pdf)

JT: Pepe, nos gustaría que nos platiques cómo trazabas tus murales que, siendo de grandes proporciones, mantienen una frescura y espontaneidad de trazo.

JHD: Un uso de mi práctica ha sido sentir la proporción más que medirla: en la distribución de proporciones establecer el trazo directo. He pintado más sintiendo la forma que viendo las proporciones, bajando la escalera, hacía las correcciones. Por la práctica se llegó a cierta habilidad.

JT: Respecto a la composición de algunas de tus obras con esferas y círculos o composición redonda se ha hablado de una aportación tuya a la composición.

JHD: Desarrollé un método de composición curvilínea, este método me fue sugerido por los viajes espaciales y aerodinámica. El resultado de esta composición curvilínea es que ya sea en cuadros pequeños o murales ha dado la sensación de curvar la superficie plana. Esta composición curvilínea también tiene como base el concepto de que la superficie es plana y que hay que dar la importancia a estas características. Esta fue una de las inquietudes de los cubistas, es decir darle valor a la superficie en que se está pintando. Obviamente tiene alguna relación con los antiguos códices prehispánicos y posiblemente de otras civilizaciones de ser una pintura plana. Los dioses animales son de esas características y en eso se distinguen de pinturas occidentales que conocían, practicaban y combinaban con esta proporción precolombina.

JT: ¿Esta curvatura de la superficie plana es una teoría o una característica visual?

JHD: Es un efecto visual. Yo, como decía Picasso, no busco, yo encuentro. Los artistas buscan y encuentran. No hablamos de las obras en particular sino de hechos que marcan determinados encuentros. De eso se trata, no se trata de que en cada obra hay un encuentro sino que las cosas se hacen y el resultado no se conocía previamente.

JT: ¿Oye Pepe, crees entonces que la diferencia entre buscar y hallar es un resultado de la maestría de una artista?

JHD: Yo en mi última etapa decía que no estaba ensayando sino haciendo lo que ya sabía hacer. Respecto a los colores hay un principio en la pintura: es que ninguna de las combinaciones que haga un pintor están vedadas. Solamente se distinguen por la paleta, que puede ser lo que se llama sucia, colores muy elaborados con colores sombríos, etc. Entonces "sucia" es la combinación de colores llamados "sucios" para distinguirlos. Es quizá incorrecto le pones un color puro desentona como mosca en la leche. Por eso debe ser de la misma naturaleza si usas colores limpios y metes un color sucio ocurre lo mismo. El azul, amarillo, rojo sin muchas mezclas ése es el ejemplo de los colores limpios y los sucios, como la paleta de Modiglinani o en algunas épocas Picasso, que usa una paleta sucia o una paleta de colores para que nos confunda.

JT: ¿Por qué usaste en tu primera época casi siempre colores tierras y ocres?

JHD: En mi primera época las usaba como cierto gesto expresivo y cromático. Yo admiraba a las síntesis de Goya en los famosos cuadros como los fusilamientos del 3 de mayo. Yo utilizaba negros, grises, rosados, por una inclinación artística. Y creo que fue válido porque se distinguía de la tendencia que se había dado en la escuela mexicana de pintura donde había una cierta exaltación de la cuestión cromática.

Fotografía del Maestro José Hernandez Delgadillo

Fotografía del Maestro José Hernandez Delgadillo



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...