Cdnflag La Redvista Electrónica de Cultura Latinoamericana en Canadá
Los Tesoros Culturales del Mundo Hispanohablante
Núm. 62 - Culturas Vivas, Culturas Originarias
Publicación de diciembre, 2001.
Página previa Página siguiente

Culturas Vivas: Introducción 1

  Ensayo por Mario Ramirez   (version pdf)

Introducción

La necesidad de un estudio sistemático de la kultura, es una de las muchas tareas que el hombre contemporáneo ha de resolver. Desde el intelectual que reflexiona en torno a diversos aspectos de las sociedades actuales, hasta el artesano que realiza máscaras de cartón, pasando por el trabajo cotidiano de los artistas, siempre se mantuvo una falta de referentes, que la antropología satisfizo a medias con el descubrimiento de la existencia de "cultura".

El proceso de globalización de las élites y sus dineros, a través de la tecnología de comunicaciones, plantea conflictos y repercusiones que fueron estudiados por Mc Luhan en "La guerra y la Paz en la Aldea Global". Pero no sólo la tecnología nos ha cambiado o se presentó súbitamente para instaurar su vigencia en nuestro mundo, cuando se pensaba que eran cosas del pasado. Los conflictos interraciales, intereligiosos, etc., verdaderos conflictos interkulturales, se dan a la orden del día. Comprender estos procesos nos llevará a detectar previamente zonas de posible conflicto que permitan impulsar procesos de conocimiento mutuo que aporten hacia una mejor convivencia interkultural. Con el aumento de la población y el avance de las comunicaciones y transportes, las fronteras se hacen estrechas y posibles conflictos sociales nacerán de este estrechamiento. Para Mc Luhan, más que estudiar a las tecnologías, le era superlativo estudiar sus consecuencias. La sistematización del estudio de esas consecuencias es también algo necesario. Estudiar todo esto implica métodos y marcos referenciales que la Antropología no cubre, o cubre a medias. Por eso hay antropólogos que no ubican conceptos referenciales o recursos metodológicos o marcos teóricos que les permitan el estudio de las artesanías en un proceso de industrialización o modernización de su producción. Como en un roce de culturas, Daniel Manrique, pintor muralista del proyecto "Arte Acá" en México, reivindicador de la "cultura popular", requería de los arquitectos que construyeran en barrios populares, comprender el concepto de convivencia en una vecindad.

Los dos necesitaban de “intérpretes culturales” que hicieran entender al arquitecto del planteamiento humanista del pintor y al pintor de algunos problemas de materiales en relación con la superficie. Para el arquitecto, su referencial es su disciplina técnica, orientada a lo práctico de los objetos inmuebles. Para el pintor, el referente es una práctica comunitaria. Los dos probablemente tienen razón, no sólo en su materia, sino que en conjunción y trabajando en equipo de manera flexible, no sería superlativo la economía del diseño, ni la relación comunitaria, sino un equilibrio que contenga a las dos nociones, dado que la vecindad no sería posible sin la realidad económica, pero la vecindad dejaría de serlo sin su cualidad comunitaria.

Para el antropólogo cultural es claro que la tecnología no solo define a una kultura sino que también la transforma, si presenta una superioridad cualitativa ante otra tecnología rebasada, pero no toma en cuenta el contexto político, social, económico e histórico que puede retardar o avanzar la presencia de esa misma tecnología en una comunidad. Para tener una visión y control claro de estos procesos, se necesita un equipo de trabajo en varias disciplinas, o entender que ese otro contexto forma parte de un estudio de la kultura, dado que la influye y condiciona.

Si la aparición de la tecnología superior en una comunidad desplazara mecánicamente a otra, presente y pronta a ser rebasada, seguramente cada invento registrado en una oficina de patentes representaría un paso adelante para la comunidad. Sin embargo, aun cuando la tecnología de energía solar ha demostrado su potencial para sustituir a la tecnología de energía petroquímica, no es impulsada ni por los gobiemos o los grandes capitales, dados los intereses ya generados a partir de la fuente no renovable del petróleo.

Ello implica que las prioridades en la cosmogonía de esta comunidad están controladas por los gobiernos y los grandes capitales. Esta comunidad necesitaría un gran esfuerzo, formando grupos de promoción de las tecnologías altemativas, para que las prioridades en su cosmogonía fueran cambiadas a partir de la prognosis, provocada necesariamente por el grupo de promoción de tecnologías alternativas, logrando que la sustitución de energéticos no renovables fuera parte de la Utopía de la comunidad. En tal momento, cuando tal prioridad fuera ya Utopía, sueño y prospección colectiva, entonces la comunidad podría iniciar acciones de presión sobre los gobiemos y los grandes capitales para legislar sobre tal prioridad.

Análisis de tal magnitud nos permitiría descubrir los fenómenos que conmocionan a la Kultura de la Nación Maya o la Kultura de la Nación Chichimeca o los fenómenos que se suscitan en los barrios de grandes ciudades como Guadalajara, Monterrey, León o Distrito Federal. Como entidades sociales hay el pendiente y la deuda de concebir claramente parámetros para obtener los datos adecuados, mediante los cuales sustentar un trabajo efectivo en el ámbito kultural.

Lo que es cierto, es que no sólo en las grandes ciudades se dan procesos y fenómenos kulturales, pues también en el campo –y en el momento mismo de relacionarse dos seres humanos–, se da y se ejerce la Kultura.

Esencialmente la Kultura es un asunto social, aunque se gesta en gran medida por los procesos de autoconocimiento y conocimiento individual, de donde se nutre básicamente y se realiza en los individuos y grupos que la ejercen y reivindican. De igual manera se necesita establecer un programa de lucha kultural en el que se enarbolen los reclamos, demandas y derechos kulturales de la población. Este programa deberá ser defendido por las mismas Kulturas –previo proceso de autognosis–, en una actividad política constante que les permita ejercer su identidad.

Exploraciones

Los estudios de la "Cultura" han tornado vigencia y actualidad en un mundo cada vez más interdependiente. Esto es de cabal importancia para hacerse entender en un maremagnum de kulturas. El avance en las tecnologías de la comunicación y la informática, tanto como la urgencia de los grandes capitales para hacerse con nuevos mercados y la subsecuente división mundial del trabajo, han generado espectativas en torno al "culture clash", o choque kultural, que ya se ha hecho presente.

De ahí que haya esfuerzos patentes por emprender los estudios que le den vigencia a los nuevos discursos y efectividad a cualquier estrategia emprendida hacia dentro de las comunidades o en las zonas de roce kultural. Diversas universidades han emprendido la tarea de desembrollar la madeja, con pocos resultados. Los motivos pueden ser diversos, pero lo que aparece en primer instancia son las motivaciones institucionales, o de los grupos que se mueven al interior de las mismas, para dictaminar una currícula o los contenidos de la misma.

La Universidad del Claustro de Sor Juana emprende una campaña tecnocrática y neoliberal, promoviendo cursos como "Ciencias de la Cultura", donde se aisla a la kultura de su carácter netamente humanístico. En "Filosofia de la Cultura", impartida en la Universidad de Michoacán, se avanza en un aspecto de la kultura, pero se olvida, como se olvida en gran parte la Antropología Cultural, los aspectos sociales, económicos e históricos que condicionan a una kultura, así como en sus procesos de ejercicio. En la UNAM, con la "Teoría de la Cultura" se cometen similares desaciertos. El Instituto de Culturas Populares tiene un "Seminario de la Cultura” donde los resultados son en gran medida una coartada al conocimiento, con un pretendido valor heuristico, que no vuelve aprehensible nada. Resulta válido señalar que es en la práctica kultural y en la reflexión acerca de la misma, donde se puede realmente trasegar. De ahí que el mejor método de trabajo en el ámbito kultural sean los procesos de autognosis, cognosis y prognosis, tanto como la investigación participativa.

En tal terreno, un trabajo sistemático de relación directa de la práctica kultural con la comunidad en que se pretende laborar, es la vía más adecuada de trabajo. Resulta importante que las comunidades generen procesos de autognosis, entendidos como el autoconocimiento cabal de la totalidad de los elementos que componen a su kultura.

Por parte de los trabajadores de la kultura y los artistas, urge que estos sean los artífices de tal proceso. La forma más adecuada de llevarlo a cabo es con el concurso de la comunidad en su conjunto. Ello equivale a romper inercias, liderazgos negativos y fuerzas sociales en oposición. De entrada, equivale a volverse activista kultural y tener que nadar entre la política, la misma kultura, la sociedad, los medios masivos y la práctica concreta de las comunidades, al nivel de adquirir la confianza adecuada para emprender todos estos trabajos. El antropólogo cultural normalmente emprende su tarea investigativa con el interés de consolidar una imagen en el ámbito de su profesión, o un mejor sueldo o un mayor prestigio. Es por ello que el compromiso en el trabajo kultural, le dará al pensador de la kultura mayor efectividad. De igual manera, aquel pensador que reflexiona en torno a su misma kultura o el promotor que emprende procesos de autognosis en su propia comunidad, logrará más resultados que otro con intereses monetarios o de imagen.

Antecedentes

No sólo los estudios de Mc Luhan pueden sustentar un estudio actualizado de la kultura, pues hay asuntos no explorados por este autor y otros que dejo explorados a medias. Hay, desde mi punto de vista, más aportaciones desde aquellos que hoy experimentan en los hechos las nuevas tecnologías que en aquellos que las imaginaron. Sin embargo no se niega el aporte de los que abrieron una ruta de estudio como lo fue Mc Luhan.

Inclusive como acto político-kultural, reivindicar a Amílcar Cabral, Franz Fanon, Paulo Freire, Babakar Sine, de la resistencia y ofensiva kultural africana y brasileña; los Mattelart, José Revueltas y todos los intelectuales indígenas que se han dedicado a los procesos de autognosis, cognosis y prognosis de sus comunidades en una aplicación retroalimentadora con la realidad de sus comunidades. Por el lado de la experiencia es que he visto la necesidad de un libro que contuviera la sistematización del conocimiento en torno a la kultura y permitiera ser un manual de los nuevos promotores kulturales. También de los que ejercen de algún modo una kultura y de aquellos que simplemente quieren reflexionar en tomo a ella, hay también grandes aportes. De cada experiencia y cada proyecto se podría emitir un libro o una colección de libros. Pero es un trabajo que las organizaciones populares y kulturales, así como algunos de los proyectos en los que he participado, no tienen en perspectiva la necesidad de tal proceso.

Ahora que parece haber un esfuerzo mundial por reflexionar en tomo a la kultura es que se hace indispensable el aporte de las organizaciones kulturales de los barrios, de la experiencia chicana, de la experiencia indígena y de todos aquellos que desde la práctica ideológica han hecho acciones kulturales directas. Partir de la experiencia hacia una abstracción que permita la construcción de una herramienta de análisis es la mejor ruta. Ya llegarán a quienes les toque aplicar en su realidad tal herramienta y puedan perfeccionarla.

Abajo se enlistan los proyectos y organizaciones en las que participé y los proyectos y organizaciones a partir de las que emprendí un análisis. En esta experiencia se fundamenta la teoría de las culturas vivas, que se presenta en este libro.

- Participación en proyectos y organizaciones kulturales tales como:
° Comisión Cultural del MRP (Movimiento Revolucionario del Pueblo), Coordinador de Eventos Artísticos. 1983-1986.
° Revista Inquietud del CEV del CCH Vallejo.
° Comisión Cultural del PMS, encargado de Eventos Artísticos. 1986-1988.
º Movimiento Cultural Maíz Rebelde, 1968-2009.
° Comisión Cultural de la Coordinadora Única de Damnificados, Coordinación de Eventos. 1985-1987.
° Peña Morelos, organización de eventos de 1985-1987.
° Peña de la Vecindad, organizador encargado de la cornunicación, de 1987-1989.
° Comisión Cultural de la Unión Amanecer del Barrio, encargado de eventos.
° Comisión Cultural del CEN del PRD, encargado de Política Cultural. 1989-1990
° Grupo Maíz Rebelde, como miembro fundador. 1987-1991.
° Editorial The Word in the Sky, San Francisco, USA, fundador y miembro de consejo. 1989-1995.
° Grupo Cibertaria, miembro fundador de 1991-2004.
° Editorial Cibertaria, fundador y miembro de consejo. 1991-2004.
° Fundación Arte, Cultura y Sociedad A.C., Presidente. 1998-2004

-Proyectos y organizaciones kulturales con los que se ha entrado en contacto y se han analizado:

° BAW-TAF. Taller Arte Fronterizo. Taller de Arte del Norte del país.
° Centro Cultural La Raza de San Diego. Artistas seguidores de la Toltequidad.
° Artaud Project, San Francisco, CA, USA. Proyecto unidad habitacional-estudios-galería-teatro.
° Mission Cultural Center. Proyecto comunitario-artístico-cultural latino, San Francisco, CA, USA.
° La Raza Graphics, galería-proyecto productivo de diseñadores y artistas plásticos latinos y chicanos.
° Galería de La Raza, galería comunitaria de artistas graficos latinos y chicanos.
° Festival 2000, festival multicultural de la ciudad de San Francisco.
° Macondo Theatre, LA CA USA. Grupo cultural chicano.
° Capp Street Project, galería de arte San Francisco, CA, USA
° Noise, Grupo Artístico. Vancouver, BC Canada.
° Primeras Naciones Indias. Canadá-USA-México-Guatemala-Perú-Bolivia-Argentina. Derechos Indios.
° Comité 500 años de Resistencia Indígena, Negra y Popular.
° Teatro Campesino de Luis Valdez.
° Chicano Moratorium. Derechos Chicanos. Nación Chicana.
° Tierra Amarilla, territorios chicanos recuperados mediante el ejercicio del Tratado Guadalupe-Hidalgo.
° People's Radio en Cupertino CA, radio comunitaria bilingüe.
° Comisión Cultural de la UVyD 19 de Septiembre.
° Comisión Cultural de Damnificados de la colonia Roma.
° Grupo Artístico Lúdica.
° Red Nacional de Revistas Independientes.
° Nation Mixteca.
° Nación Maya.
° Nación Chichimeca.
° Nación Nga-ngu.
° Comité de Cultura Popular, DF.
° Taller Arte de las Américas, Oakland CA USA.
° Grupo Los Olvidados. DF.
° Revista Espiral Urbana.
° Revista Tertulia. Guanajuato.
° Leones de la Sierra de Xichú. Grupo Huapanguero,Guanajuato.
° Proyecto Energía, editorial poesía en audio de la ciudad de León.
° Rockeros Unidos de León Guanajuato.
° Revista "Desde el Zaguan" DF.
° Espacio Cultural Tepito. DF.
° ArteAcá. DF.
° Radio KPFK, North Hoolywood CA USA. Radio Multicultural.

En cuanto a la aplicación práctica del marco conceptual y las metodologías, es clara su influencia en la construcción de conceptos músico sociales para grupos de rock, como la experiencia en la formación del proyecto La Causa del Hombre; en la simulación de kulturas alienígenas para proyectos de novelas y cuentos de ciencia ficción; incluso para proyectos específicos de arte derivado de kulturas específicas y propuestas de transformación a partir de condiciones deteminadas, como ejecutar proyectos plásticos derivados de las kulturas indígenas pero con elementos urbanos de la ciudad de México; arte cibernético; el diseño de una enciclopedia cibemética llamada la Biblia 2 o Ciberbiblia. Las metodologías específicas se detallan en el libro Kultura 2.

Objeto de estudio del pensador cultural

El objeto de estudio del Pensador Kultural es la Kultura, los procesos a que se ve sometida desde el interjuego de sus diversos elementos que la conforman, en su relación con otras Kulturas y el contexto de la Kultura.

Analistas institucionales pretenden localizar el valor heurístico de la Kultura en los significados con diferente sentido que permea a una sociedad. Sin embargo, en mayor medida, los medios que contienen cierta carga de Kultura, no tienen una intención comunicativa, sino de ejercicio o reivindicación, que son en sí la manifestación de un objetivo social y político más que de comunicación, por lo que no hay otro contenido que el de la carga de algun elemento Kultural. No podemos decir que el artesano que pinta un paisaje sobre papel amate tenga intenciones de comunicar algo, él ejerce su Kultura, dándose cuenta o no de ello. Lo anterior nos lleva a la necesidad de entender el en sí y el para sí de la Kultura.

El hecho de concebir a la Kultura como los significados que permean a toda una sociedad, no vuelve mensurable, aprehensible, aplicable, utilizable a la Kultura. Otro ha de ser el concepto que le dé pautas al estudioso de la Kultura para que, desde la abstracción adecuada -previo proceso de lo particular a lo general-, sustente prácticamente cualquier iniciativa de las Kulturas, de los estudiosos de la misma, de los trabajadores de la Kultura, de los artistas y todo aquel que proporcione servicios Kulturales, genere bienes Kulturales y se relacione con el patrimonio Kultural de su país.

La Kultura, es el conjunto de memorias, cosmogonía, utopia e identidad de una entidad social, así como su acción y expresión, que los distingue o iguala a otra entidad social. Conjunto condicionado al contexto espacial, social, político, histórico y económico. El estudio de la Kultura y su contexto es el objeto de estudio de un pensador de la Kultura. La mensurabilidad de la Kultura a partir de este concepto de kultura, se deriva del hecho Kultural: entidades en una serie de procesos que van de lo cognocitivo a lo pragmático, de lo individual a lo colectivo, de lo personal al consenso, de la cualidad a la cantidad, de lo particular a lo general, de lo simple a lo complejo y todo ello también a la inversa. Los procesos serían así, el resultado de todo un sistema de creencias, certezas, mitos, esperanzas y reivindicaciones que motivan a la acción y expresión de una entidad social. Estos procesos, ya analizados, dejan de percibirse como un simple sistema idiosincrático, para acceder a características bien mensurables como lo son las memorias, cosmogonía, utopía e identidad de toda entidad social. Esos son los elementos del hecho Kultural, que se desprenden del análisis de la acción y la expresión de una entidad social.

Una comunidad que, basada en tal sistema -que aparece a primera vista como un sistema ideosincrático-, emprende una acción determinada o se expresa de determinada manera está ejerciendo una kultura y llevando a cabo el hecho kultural.

La acción y la expresión relacionarían a tal kultura con su espacio y con otras kulturas, dentro de un contexto que la condiciona, es condicionado e interactúa con tal kultura. De ahí que resulte importante el estudio de las relaciones interkulturales para un Pensador de la Kultura. Las diversas formas en que puede relacionarse una kultura con otra van desde la relación armónica, hasta el conflicto y las relaciones de sometimiento o colonización.



Share

Página previa Página siguiente

Otras publicaciones dentro de este número.

Loading...